ATA y Fundación Carlos Moro entregan los premios Emprendecyl 2018

ATA y Fundación Carlos Moro entregan los premios Emprendecyl 2018

El futuro del medio rural es cosa de mujeres con la creación y el impulso de nuevos proyectos empresariales. Así se puso de manifiesto hoy durante la entrega de ‘Premios Emprendecyl 2018’, que concede la Fundación Carlos Moro de Matarromera, junto a ATA, y que este año fueron a parar a tres proyectos empresariales liderados por mujeres. La gerente de Morcillas de Sotillo Pablo Díaz (Sotillo de la Adrada), Cristina Díaz, recogió el primer premio; la CEO de Treevel Turismo Sostenible (El Barco de Ávila), Patricia Caselles, el segundo, y la impulsora de Lácteos Valparaíso (Villaespasa), Andrea Ramos, el tercero.

PUBLICIDAD

El presidente de Grupo Matarromera, Carlos Moro, comentó que es “muy significativo” que las tres ganadoras sean mujeres. “Hay un movimiento de las mujeres extraordinario, emprendiendo en el campo”, enfatizó, para resumir que “el factor fundamental de desarrollo a futuro son las mujeres”, para el emprendedurismo y la fijación de población en el medio rural.

Moro destacó que el acto de hoy refleja en lo que “cree” y por lo que “vive” su Fundación, que es “fomentar el emprendedurismo, sobre todo entre jóvenes y áreas rurales, que es siempre más complicado; y ensalzó el “elenco magnífico” de premiados, con proyectos de sectores “extraordinariamente importantes para Castilla y León”.

La presidenta de ATA en Castilla y León, Soraya Mayo, consideró los tres proyectos premiados “fascinantes” liderados por tres mujeres emprendedoras, lo que “refleja que ocurre en las altas del colectivo de autónomos en los últimos años”, dijo. En este sentido, incidió en que “las mujeres son las que han tirado de las altas últimos años” y ya son 63.000, el 32,5 por ciento autónomos, con un 30 por ciento del medio rural. “Este es el futuro”, resumió.

PUBLICIDAD

Mayo apeló a seguir apoyando el emprendimiento rural con una fiscalidad más adecuada y con infraestructuras; y denunció que en el caso de la instalación de Lácteos Valparaíso, su propietaria tardó cuatro meses en lograr que llegase la electricidad a esa zona “totalmente despoblada”. “Si crear una empresa en general es difícil en el mundo rural mucho más, porque es incomprensible que se esté esperando cuatro mese por la luz y la conexión a Internet vaya a pedales y eso si va”, dijo.

Asimismo, ensalzó el proyecto de Morcillas de Sotillo Pablo Díaz, una “historia de final feliz”, en la que se propietaria dio “un salto al vacío con toda su familia desde Madrid” para reflotar la empresa de su padre” “Es una persona muy valiente que se viene a emprender a Castilla y León”, dijo.

En cuanto a Treevel Turismo Sostenible destacó su apuesta por el aprovechamiento de un patrimonio cultural, natural y gastronómico “espectacular”; y reclamó apoyos para que estas empresas permitan el desarrollo de un turismo sostenible; así como a las administraciones para la mejor promoción de estas iniciativas.

El consejero de Empleo de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, destacó de los tres proyectos galardonados que se inscriben en el mundo rural “con lo complicado que es emprender” y están liderados por mujeres, por lo que “vienen a consolidar el mundo rural, porque fijar mujeres es fijar población y futuro”.

PUBLICIDAD

Asimismo, el consejera constató que se trata de proyectos empresariales vinculados con productos que no son deslocalizables, vinculados a los recursos naturales, al patrimonio cultura o a la importante industria agroalimentaria, que si se logran aprovechar constituirán “una fuente de crecimiento y fijación de población”. “Debemos seguir fomentado el emprendimiento y animar a las personas con una ideas a que se lancen a ello, porque tenemos instrumentos para apoyarles, que habrá que reforzar”, dijo.

Las premiadas asumieron en sus intervenciones que estos galardones suponen un espaldarazo a sus negocios y al enorme esfuerzo que tuvieron que acometer para sacarlos adelante en el medio rural. Cristina Díaz constató que seguir la tradición de su padre “no ha sido fácil” y agradeció el impulso que le da el reconocimiento. Patricia Caselles incidió en la “motivación” que supone este premio y el impulso que les dará para seguir adelante con su proyecto en el medio rural. Andrea Ramos agradeció el galardón y denunció que tardó cuatro meses en poder dar de alta la electricidad, y constató que las mayores trabas cuando apostó por volver a su pueblo, fueron las “burocráticas”,

El primer premio recayó en Morcillas de Sotillo Pablo Díaz, una empresa del sector agroalimentario y situada en el Valle del Tiétar que, desde 2017, pretende continuar la tradición familiar con un proceso de elaboración adaptado a la normativa actual.

Sus morcillas se caracterizan por ser totalmente naturales, aptas para celiacos e intolerantes a la lactosa. Este carácter innovador y el hecho de pertenecer a uno de los sectores estratégicos como es el agroalimentario le han hecho merecedor, según el jurado, del primer galardón y recibirá un cheque por valor de 3.000 euros. Para el gerente del proyecto ganador, Cristina Díaz, este premio EmprendeCyL es un reconocimiento muy importante y les sirve de estímulo para seguir creciendo con ilusión.

Treevel Turismo Sostenible se alzó con el segundo premio, gracias a un proyecto que combina nuevas tecnologías, respecto por el medio ambiente y calidad. Para los miembros del jurado, este proyecto tiene un fuerte componente de responsabilidad social que hay que poner en valor. Su promotora, Patricia Caselles, experta en dirección y planificación de destinos turísticos sostenibles, recibirá una cantidad de 2.000 euros.

El tercer premio, con una dotación económica de 1.500 euros, recayó en la empresa de quesos Lácteos Valparaíso, situada en la localidad burgalesa de Villaespasa. El jurado valora el compromiso de su emprendedora con la zona, una de las más despobladas de Castilla y León. Además de dar trabajo a numerosos ganaderos, sus productos contribuirán a asociar la comarca a un producto artesano y de calidad.