Las familias de la Comunidad optan por carreras de Ciencias, según Educa 2020

Las familias de la Comunidad optan por carreras de Ciencias, según Educa 2020

Las familias de Castilla y León prefieren mayoritariamente que sus hijos estudien carreras de ciencias por encima de las de humanidades o las tecnológicas. Así lo pone de manifiesto el informe ‘Educa 2020’ realizado en base a un macrosondeo efectuado entre 18.000 padres y madres de toda España, 2.000 de ellas de la Comunidad, con hijos en edades comprendidas entre los 4 y los 18 años. Según este estudio, el 44,9 por ciento de los jóvenes de Castilla y León estudia el bachillerato ‘científico’, cinco puntos más que la media del país, que es del 39,4 por ciento. Por el contrario, también desciende notablemente el número de alumnos que estudia Humanidades con respecto al resto de España, casi cinco puntos menos que la media nacional.

PUBLICIDAD

Este estudio ha contado con el patrocinio de la Fundación AXA, la cooperación técnica de Sigmados y, en el caso de Castilla y León, con la colaboración de la Consejería de Educación y la dirección general de Innovación.

Los resultados ponen de manifiesto que los alumnos de Castilla y León acuden mayoritariamente a centros públicos: el 44,8 por ciento estudia en colegio público; el 29,6 por ciento en colegio concertado y el 1,9 por ciento en colegio privado. Además, casi el 60 por ciento de las familias encuestadas opinaron que la oferta educativa en la Comunidad es “adecuada”, aunque son los padres los que muestran un mayor optimismo que las madres. En cuanto al conocimiento de idiomas, el 47,7 por ciento considera que mantienen un buen nivel pero debería mejorar.

También se muestran más favorables a que sus hijos vayan a estudiar fuera de la Comunidad, ya sea a otras provincias o al extranjero, aunque son más favorables por motivos de formación, no de inserción laboral. Solo el 14,6 por ciento de las familias entrevistadas quieren que sus hijos abandonen su ciudad por motivos laborales.

PUBLICIDAD

Respecto de la Formación Profesional, el estudio también analiza la valoración que hacen los padres sobre este tipo de estudios. En Castilla y León, el 53,9 por ciento de las familias -cuatro puntos por debajo de la media nacional- cree que la FP tiene “mala imagen”. Principalmente lo achacan, según la encuesta, a que son estudios que tienen “menos consideración social”. También reciben altos porcentajes de respuesta la opción de que sólo estudian Formación Profesional quienes no pueden seguir carreras superiores y la de que son estudios de “tono menor”.

En esta línea, Josep Alfonso, director de la Fundación AXA, destacó que “la adecuación de la formación a las necesidades económicas de un país es clave para el crecimiento, de ahí la necesidad de revalorizar e impulsar la Formación Profesional en España”.

La mayoría de los encuestados piensa asimismo que la responsabilidad de cambiar esa imagen es del Gobierno y que la manera de hacerlo es “potenciando y publicitando adecuadamente este tipo de estudios”. También, como segunda opción, las familias consideran que otorgarle a la FP un rango universitario podría mejorar “notablemente” su imagen. En todo caso, el 77 por ciento de padres preguntados reconoce que no ha hablado con los orientadores del centro sobre la posibilidad de que sus hijos estudien FP.

Esta macro encuesta es la cuarta que dirige el Foro de investigación periodística sobre temas educativos ‘Educa2020’ y la Fundación AXA, y el asesoramiento y la certificación técnica de Sigma Dos. El primer sondeo se realizó en 2016, entre 9.000 universitarios, el segundo en 2017, entre 12.800 estudiantes de Bachillerato y FP; y el tercero en 2018 trataba de averiguar por qué las empresas (2.500 muestras) no encuentran candidatos adecuados para sus ofertas de puestos de trabajo.

PUBLICIDAD

Con este cuarto sondeo, realizado en Castilla y León con la ayuda de la la Consejería de Educación a los padres, madres y tutores de alumnos desde Primaria a final del Bachillerato, se cierra el ciclo de estudios que ‘Educa2020’ lleva elaborando siete años.