El ‘equilibrio de género’ puede acabar con las aspiraciones de De Guindos en el BCE

El ‘equilibrio de género’ puede acabar con las aspiraciones de De Guindos en el BCELuis de Guindos, ministro de Economía

Luis de Guindos, exbanquero metido a ministro de Economía español, aspira a la vicepresidencxia del BCE. Cuenta como no, aunque con intriga, con el apoyo del Gobierno, y de los principales banqueros nacionales, pero no con, entre otros, el PSOE o el Parlamento Europeo que reclama un ‘equlibrio de genero’ en el BCE.

PUBLICIDAD

El pleno del Parlamento Europeo (PE) pidió hoy al Eurogrupo que les remita una lista de los candidatos para la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE) que tenga equilibrio de género, de modo que la Eurocámara pueda discutirla y la ciudadanía conozca sus perfiles.

“Me atrevo a dirigirme al Eurogrupo, representando a la mayoría de esta cámara, para exigir que nos envíe una lista de candidatos para que el Parlamento pueda discutirla”, dijo el eurodiputado socialista español Jonás Fernández, ponente del informe sobre la actividad del BCE en 2017 que se debatió hoy en el pleno.

Fernández aprovechó su intervención final tras el debate mantenido con el presidente del BCE, Mario Draghi, para pedir que esta lista tenga “equilibrio de género”.

PUBLICIDAD

El objetivo, dijo, es que esto “permita a la ciudadanía, a través del debate parlamentario, un conocimiento profundo de los distintos candidatos y distintos perfiles”, de modo “los europeos puedan hacerse dueños de la evolución del BCE”.

El eurodiputado español recordó que en los próximos meses se renovarán varios cargos en la institución de Fráncfort, el primero de ellos la vicepresidencia que ocupa el portugués Vítor Constancio, puesto para el que España presentará un candidato que podría ser el ministro de Economía, Luis de Guindos.

Este miércoles expira el plazo para que los países presenten a sus candidatos y los ministros de Economía de la eurozona (el Eurogrupo) nombrarán a un sucesor el 19 de febrero, tras lo cual la Eurocámara y el BCE podrán emitir una opinión sobre el elegido que, sin embargo, no es vinculante y no podría vetar el nombramiento.

Varios eurodiputados advirtieron durante el debate a Draghi sobre los requisitos relativos al candidato, pero el presidente del BCE no hizo ningún comentario.

PUBLICIDAD

La eurodiputada socialista francesa Pervenche Berès dijo que la Eurocámara espera “una lista equilibrada, que permita asegurar todos los criterios del Tratado para permitir ocupar la función de vicepresidente de su institución”.

Críticas a la independencia de De Guindos

El eurodiputado alemán de los Verdes Sven Giegold, hizo referencia a la posibilidad de que un ministro pase directamente de un Gobierno al comité ejecutivo del BCE, en una referencia sin mencionarlo a la posible candidatura de Guindos.

“¿Es una buena evolución que antiguos ministros de Finanzas, que han participado durante años en el Eurogrupo, sean enviados ahora directamente al directorio ejecutivo del BCE? ¿Corresponde esto al valor de independencia de los bancos centrales?”, preguntó en una interpelación al eurodiputado popular irlandés Brian Hayes.

Este consideró que los criterios que deberían evaluarse en la elección son la “objetividad”, “independencia” y “competencias técnicas” del candidato.

La Eurocámara aumentó así su presión sobre el Eurogrupo para intentar buscar un equilibrio de género entre los candidatos, una demanda con la que en 2012 no consiguieron frenar el nombramiento del miembro del comité ejecutivo Yves Mersh, pero sí retrasarlo.

De Guindos no cuenta con el apoyo del PSOE

El portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE, Óscar Puente, ha rechazado hoy que el ministro de Economía, Luis de Guindos, aspire a ocupar la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE) y ha defendido que la candidata sea una mujer con “perfil técnico”.

Puente ha expresado su respaldo al Gobierno para que España se haga con el puesto en el consejo de gobierno del BCE, pero ha puntualizado que este apoyo “no es incondicional” al ser “ineludible” que sea una mujer sin vinculación política.

“Estamos dispuestos a apoyar al Gobierno, pero en estas condiciones: perfil técnico y que sea una mujer”, ha sintetizado Puente en una rueda de prensa en la sede de Ferraz al término de la reunión de la comisión permanente de la Ejecutiva federal.

Según el dirigente socialista, es “absolutamente inexcusable que,habiendo como hay muchas mujeres en este país muy preparadas para el cargo, no se opte por una candidatura femenina”.

Preguntado si el PSOE apoyaría la candidatura de De Guindos, Puente ha insistido: “Queremos que sea una mujer y que tenga un perfil técnico. Lo que se salga de esas premisas no contará con el apoyo del PSOE”.

El plazo para presentar candidaturas a la vicepresidencia del BCE concluye este miércoles,y el Gobierno, que da por hecho de que el sillón será para un español, no ha desvelado aún a quién va a postular.

Puente se ha negado a proponer algún nombre concreto, al considerar que sería “totalmente improcedente” hacerlo y que es algo que corresponde al Ejecutivo.

“Acotarlo a un perfil técnico y femenino es más que suficiente. Hay muchas mujeres que responden a ese perfil y hay muchas candidatas que podrían perfectamente cumplir con el perfil”.

El alcalde de Valladolid ha precisado que el que sea una mujer “no es un capricho”, tras subrayar que el Parlamento Europeo está reclamando que haya más presencia femenina en el BCE.

Ha recordado que en los 20 años de vida del Banco Central Europeo, solo tres mujeres han formado parte del consejo de gobierno, entre ellas, una alemana, que ocupa en la actualidad una de las seis plazas del órgano.

España mantiene la intriga

A tres días del cierre, el próximo miércoles, del plazo para presentar candidaturas a la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE), España aun no ha desvelado quién va a postular por ese cargo, al que también aspira el gobernador del Banco Central Irlandés (ICB), Philip Lane.

El Gobierno repite desde hace meses que está garantizado que el sillón será para un español, y aunque no ha dado nombres, tanto en Madrid como en Bruselas se da por sentado que la baza española para ir a Fráncfort será Luis de Guindos, quien hasta ahora no ha confirmado su intención de optar a la vicepresidencia pero tampoco lo ha descartado.

El pasado viernes el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, aseguró que el Gobierno “aún no ha tomado ninguna decisión” al respecto.

El segundo sillón con más peso del comité ejecutivo que dirige la institución, encargada de la política monetaria y la supervisión bancaria de la eurozona y que ahora ocupa el portugués Vítor Constancio, quedará vacío el 31 de mayo.

El plazo para presentar las candidaturas termina el próximo 7 de febrero a las 17.00 horas (16.00 GMT), según indicaron fuentes del Consejo y se espera que el nuevo vicepresidente sea designado en una reunión de los ministros europeos de Economía y Finanzas el 19 de febrero.

El sucesor tendrá luego que ser avalado por los jefes de Estado de los Veintiocho en su cumbre del 22 de marzo.

Antes de que los líderes den luz verde, el BCE puede emitir una opinión sobre la validez del elegido y una comisión de la Eurocámara organizar una audiencia con él, aunque el Parlamento Europeo no podría vetar el nombramiento porque sus veredictos no son vinculantes.

El nuevo vicepresidente asumiría el cargo el 1 de junio por un periodo de ocho años no renovable, con tareas centradas en la estabilidad financiera, las políticas microprudenciales o la investigación.

Reconocido prestigio y experiencia profesional

El artículo 283 del Tratado de la UE que rige la elección de los miembros del comité ejecutivo solo exige que sean “personas de reconocido prestigio y experiencia profesional en asuntos monetarios o bancarios” y nacionales de algún Estado miembro. Aquí alguien puede recordarle a De Guindos su papel en el Lehman Brothers y las preferentes de la CAM.

El puesto no es incompatible con haber ejercido responsabilidades políticas en el pasado y tampoco existen normas que fijen periodos de transición entre el abandono del puesto previo y la entrada en el comité, precisan desde el BCE.

Pero en una institución cuya independencia política está consagrada en sus tratados y estatutos, nunca se ha dado el caso de que alguien salte directamente de un Gobierno al comité ejecutivo, formado tradicionalmente por ex altos cargos de bancos centrales y técnicos.

Vítor Constancio ha sido el único miembro desde que el comité empezó a funcionar en 1998 que antes de entrar, en 2010, fue ministro de Finanzas, solo por un año en 1978.

Según el ministro irlandés de Finanzas, Paschal Donohoe, el gobernador del Banco Central Irlandés (ICB), Philip Lane, quien dirige esa entidad desde 2015, tiene una trayectoria “extraordinaria” en el terreno de la política económica y financiera, lo que le convierte en el candidato “ideal” a un puesto.

El Gobierno de Rajoy argumenta que España está infrarrepresentada en las instituciones comunitarias y confía en ganar peso con la vicepresidencia de una institución que la crisis financiera ha consolidado como actor clave internacional.

España no tiene representantes al frente de las principales instituciones económicas comunitarias, como el Mecanismo Europeo de Estabilidad o el Banco Europeo de Inversiones, renunció a proponer candidato a presidir el Eurogrupo y además no se sienta en la ejecutiva del BCE desde 2012.

El comité ejecutivo del BCE tiene seis miembros, decide por mayoría cualificada y actualmente está compuesto por el italiano Mario Draghi como presidente, el portugués Vítor Constancio en la vicepresidencia y un miembro francés, Benoît Coeuré, una alemana, Sabine Lautenschläger, un belga, Peter Praet, y un luxemburgués, Yves Mersch.

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®