Cómo usar un simulador de préstamos

Cómo usar un simulador de préstamos

Cuando una persona se plantea la solicitud de un préstamo, lo primero que piensa es en números: ¿qué cantidad máxima puedo solicitar?, ¿de cuánto tiempo dispongo para retornar el dinero?, ¿cuánto voy a pagar de honorarios o intereses?… son cuestiones fundamentales, que van a determinar la viabilidad o no de la operación.

PUBLICIDAD

Responder a estas cuestiones es hoy sumamente sencillo. Gracias a los simuladores de préstamo disponibles en la red, el usuario puede conocer al instante los números relativos a su crédito. Todas las empresas de préstamo ponen a disposición de los clientes este sistema de análisis. De hecho, mecanismos de este tipo han servido para relanzar los créditos al consumo en España, que según fuentes del INE y del Banco de España, crecieron en 2018 alrededor de un 11%.

¿Cómo funciona una calculadora de préstamo?

El mecanismo es muy fácil y se explica de forma detallada en esta guía para usar un simulador de préstamos. La calculadora trabaja con dos parámetros básicos: la cantidad de dinero que se desea solicitar y el tiempo previsto para su devolución.  Estos dos datos, junto con el porcentaje que aplica la empresa prestamista en concepto de honorarios o gastos de gestión, van a determinar el precio real del crédito, es decir, el dinero total que tendrá que devolver el cliente.

La herramienta de cálculo contiene por lo general dos barras deslizantes. La primera es para determinar lacantidad y la segunda para fijar el plazo de tiempo en que se retornará el préstamo. En Kredito24, por ejemplo, la cifra puede oscilar entre 75 y 750 €, mientras que el periodo de tiempo va desde una semana hasta 30 días.

PUBLICIDAD

Una vez establecidos estos parámetros, la calculadora hará su trabajo. De forma prácticamente instantánea, aparecerá el total a pagar con los gastos  incluidos. Eso permite al solicitante obtener una cifra exacta sobre el monto de la operación y obrar en consecuencia. A partir de aquí, podrá comparar con otras empresas hasta dar con la oferta que más le convenga.

Para facilitar la labor de análisis, hay webs que realizan comparativas entre empresas prestamistas. Funcionan de la misma manera; hay que poner la cantidad y la fecha de devolución pero, en lugar de ofrecer un único resultado, facilitan una comparación entre diferentes prestamistas.

Cuanto antes, mejor, a la hora de la devolución

Esta frase tan extendida tiene una aplicación perfecta en el mundo de los préstamos: cuanto antes se devuelvan, mejor. Para comprobar este punto tan solo hay que echar mano de la herramienta de cálculo. A medida que se dilata el plazo de devolución del préstamo, se va incrementando el total a devolver.  En préstamos pequeños, esa cantidad puede resultar poco significativa, pero si hablamos de cantidades más altas, la cifra empieza a tener su peso.

Lo importante es establecer un plazo cómodo y realista, que permita reintegrar el préstamo sin agobios. A veces, es mejor pagar un poco más de honorarios o intereses que ir con el agua al cuello para ahorrarse comisiones.

PUBLICIDAD