El ahorro de los hogares se dispara con el desplome del consumo por los bajos salarios

El ahorro de los hogares se dispara con el desplome del consumo por los bajos salariosAhorro./EFE
Economía
  • Administración
  • Fiscal
  • Macroeconomía
  • Mundo
  • Política
  • Los hogares españoles han disparado los niveles de ahorro debido fundamentalmente al desplome del consumo, sobre todo en bienes duraderos, debido a los bajos salarios.

    PUBLICIDAD

    Así lo ha concluido un estudio elaborado por Fedea con datos entre 2007 y 2015. La tasa de ahorro de los hogares españoles se triplicó entre 2007 y 2015, pasando del 4,9% al 15,4%, a la vez que la renta disponible cayó un 15,5% en el periodo, de acuerdo con la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA).

    En un estudio titulado “¿Qué ha sucedido con el consumo y el ahorro en España durante la Gran Recesión?: un análisis por tipos de hogar”, la fundación destaca que el “espectacular” aumento del ahorro fue consecuencia de la reducción del consumo (un 24,7% menos), especialmente en bienes duraderos (51,5%).

    FEDEA constata que este aumento del ahorro vino impulsado por “motivos de precaución”, a causa del fuerte deterioro de las rentas y de las expectativas económicas negativas a causa de la crisis. El laboratorio de ideas subraya en su informe que en el periodo de recuperación analizado -toman como referencia datos de 2007, 2013 y 2015-, la predisposición al ahorro se ha visto consolidada.

    PUBLICIDAD

    De acuerdo con el estudio, el mayor ahorro lo registraron los incluidos como “otros hogares”, mayoritariamente formados por parejas con descendientes no dependientes o con ascendientes, un 19,2%, o parejas sin hijos con un miembro mayor de 65 años, un 18,6%. No registraron ahorro alguno los hogares integrados por, al menos, una persona con menos de 30 años, con una tasa de ahorro negativa del 11,5% al final del periodo, lo que supone un gasto superior a la renta disponible.

    Según las conclusiones, estos aumentos en las tasas de ahorro se han producido para todos los deciles de renta, salvo el primero. Hay que tener en cuenta, no obstante, que, en 2007, el 60% de los hogares con menor renta disponible presentaba, en media, tasas de ahorro bruto negativas, si bien la frontera entre el endeudamiento y el ahorro baja en 2013 al decil 4, manteniéndose en 2015. Como cabía esperar, la propensión media al ahorro bruto crece conforme aumenta el nivel de renta disponible de los hogares, hasta alcanzar en 2015 el 38,0% para los hogares pertenecientes al decil superior.

    Además, el ahorro sobre renta disponible también aumenta entre 2007 y 2015 para todos los tipos de hogares. Los hogares con mayor tasa de ahorro durante todo el período son los incluidos en la categoría de “otros hogares”, mayoritariamente formados por parejas que conviven con descendientes no dependientes o con ascendientes (un 19,2% de tasa de
    ahorro bruto en 2015), así como los hogares formados por una pareja sin hijos con un miembro, al menos, mayor de 65 años (18,6% en 2015), que también son los que experimentan un mayor crecimiento de su renta disponible media entre 2007 y 2015.

    Los jóvenes menores de 30 años, los que menos ahorran

    En el otro extremo, los hogares con menor tasa de ahorro son los integrados por una persona menor de 30 años, que son los más pobres (-11,5% de tasa de ahorro bruta en 2015), y las familias monoparentales con, al menos, un hijo a cargo, que logran revertir su tasa de desahorro de 2007, convirtiéndola en una tasa de ahorro bruta positiva del 4% en 2015. No podemos pasar por alto que este tipo de hogares se ha enfrentado durante los años de la crisis a una importante caída de su renta disponible y, seguramente, a fuertes restricciones de financiación que habrán limitado su capacidad de consumo.

    PUBLICIDAD

    Las familias monoparentales registraron con una tasa de ahorro del 4%, aunque venía de un ahorro negativo en 2007. Si se toma la procedencia de los ingresos de los hogares, aquellos con renta procedente de salarios, de beneficio empresarial como autónomo o de pensiones son los únicos con tasa de ahorro positiva, con un 17,4%, 12,5% y 16,7%, respectivamente.

    Por el contrario, los hogares dependientes de rentas de la propiedad, subsidios o transferencias de otros hogares registraron tasas negativas de ahorro del 10,1%, el 2% y el 8%, respectivamente.

     

    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®