El Banco de España saca los colores a Montero a costa de su argucia con el IVA

El Banco de España saca los colores a Montero a costa de su argucia con el IVA

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha afirmado hoy que la previsión de ingresos recogida en el proyecto presupuestario está sujeta a riesgos «significativos», especialmente porque el cambio en el sistema de liquidación del IVA no afectará al cálculo del déficit público.

PUBLICIDAD

Durante su comparecencia ante la Comisión de Presupuestos, Hernández de Cos ha subrayado que la estimación de ingresos tributarios y cotizaciones sociales, que según el Gobierno crecerán este año un 8,2 %, está sujeta a «riesgos a la baja significativos».

En primer lugar, el gobernador ha aludido al cambio en la liquidación del IVA propuesto por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que corrige una modificación de 2017 y que, según el Ejecutivo, permitirá contar este año con una recaudación por este impuesto equivalente a trece meses en lugar de doce.

Esto se traduciría, según el Gobierno, en unos 5.000 millones adicionales en ingresos, que se distribuirían a partes iguales entre la administración central y las comunidades autónomas.

PUBLICIDAD

Los 2.500 millones del Estado se utilizarían para compensar el ajuste del déficit público mayor del previsto -en el caso del Estado, 0,3 % en lugar del 0,4 % del PIB- y para mitigar el retraso en la aplicación de nuevas medidas tributarias, según el Gobierno.

Sin embargo, el gobernador ha señalado que «la mayor recaudación del nuevo SII del IVA no se traslada a las magnitudes de contabilidad nacional», que se calculan por el principio de devengo.

Es decir, que aunque se ingrese más, no puede contabilizarse a efectos de déficit, porque para ellos se tiene en cuenta cuándo se produce el hecho que da lugar al pago y no a cuando este se efectúa. Por ello, igual que el cambio de 2017 no afectó al cálculo del déficit, tampoco lo hará en 2019.

El Banco de España también cree que la relación entre el crecimiento económico y el aumento de la recaudación es mayor a la media histórica y de hecho calcula que aumentará un 5,6 % en vez del 6,9 % del Gobierno, en ambos casos descontado el cambio en el IVA.

PUBLICIDAD

A esto añade que la estimación de los impactos recaudatorios de los nuevos impuestos, como el de servicios digitales o el de transacciones financieras, está sujeta a «un elevado grado de incertidumbre».