Estados Unidos puede dejar a Venezuela sin Visa ni Mastercard

Estados Unidos puede dejar a Venezuela sin Visa ni Mastercard

El Gobierno de EEUU evalúa la posibilidad de imponer sanciones que impedirían a las empresas estadounidenses Visa y Mastercard procesar pagos con tarjetas de crédito en Venezuela, informó hoy a Efe un alto funcionario gubernamental que pidió el anonimato.

PUBLICIDAD

Esa acción, que todavía se está estudiando, representaría un paso más en la campaña de presión económica de EEUU contra el presidente venezolano Nicolás Maduro.

Según el funcionario, EEUU ha concluido que tiene autoridad legal para restringir las transacciones en Venezuela con las tarjetas Visa y Mastercard porque ambas compañías están basadas en EEUU: Visa tiene sede en Foster City (California) y Mastercard en Nueva York.

En Cuba, el uso de las tarjetas Visa y Mastercard está restringido por el embargo económico de EEUU y, de hecho, solo funcionan en la isla si han sido emitidas por bancos fuera de territorio estadounidense.

PUBLICIDAD

El Gobierno de Donald Trump ha incrementado su presión económica sobre Maduro en las últimas semanas con el objetivo de forzar su salida del poder y permitir una “transición” liderada por el opositor Juan Guaidó, que se declaró presidente interino el 23 de enero y ha ganado el reconocimiento de 54 países.

Esta semana, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, se reunió en Washington con su homólogo de la India, Vijay Gokhale, y le pidió que no se convierta en el “salvavidas económico” de Maduro y que reduzca su compra de crudo venezolano, que asciende a 300.000 barriles diarios.

Además, EEUU sancionó el lunes al banco ruso Evrofinance Mosnarbank por ayudar al Gobierno de Venezuela a eludir las sanciones económicas impuestas contra Caracas.

Washington también envió este mes una notificación a los bancos internacionales para advertirles de que serán sancionados si financian a Maduro.

PUBLICIDAD

Otra de las opciones que EEUU evalúa es la imposición de sanciones secundarias para las compañías que negocien con empresas controladas por Maduro, como hizo Washington con las compañías extranjeras que compraban petróleo a Irán.