El negocio lucrativo de Endesa con los contadores inteligentes

Economía
  • Administración
  • Fiscal
  • Macroeconomía
  • Mundo
  • Política
  • Endesa se opone a perder el negocio de los contadores inteligentes. La compañía pone impedimentos a los usuarios para evitar la compra de estos aparatos, por lo que promueve el alquiler de los mismos, una maniobra por la que genera más caja y durante un largo período de tiempo.

    PUBLICIDAD

    Competencia fijó el cobro de 0,98 euros al mes por el alquiler del contador (IVA incluido), unos 10 euros al año. La cifra fue fijada siempre y cuando el contador permitiera la telegestión. Competencia alertó de cobros indebidos, ya que el precio fijado para el alquiler del equipo equivalente a los antiguos contadores monofásicos es de 0,6534 euros, IVA incluido. Así, se está cobrando un 49% de más.

    Las eléctricas cobran así 0,98 euros cada mes por contador, una cantidad que le reporta unos 120 millones de euros por los nuevos contadores inteligentes. Pero un trabajador de una de las fabricantes y autor de www.estafaluz.com, ha denunciado prácticas irregulares más allá de los propios contadores. Según apunta Economía Digital, ha ganado varias reclamaciones tanto a Industria, como CNE y la Junta de Andalucía.

    En su estrategia en defensa del consumidor ha destapado la maquinaria de la eléctrica:

    PUBLICIDAD

    Alta rentabilidad. – Los contadores de Endesa tienen un coste de 20 euros, según explica el ingeniero Antonio Moreno Alfaro. Se fabrican en China por orden de Enel y su rentabilidad por alquiler alcanza el 48%. El cobro de los 0,98 euros al mes amortiza el aparato en solo dos años, pero el usuario continúa pagando hasta el fin de su vida útil. Endesa obtiene así un gran beneficio.

    Imposibilidad de comprar.- Ante estas diferencias, los consumidores podrían decantarse por la compra, pero se encuentran con las puertas del mercado cerradas. Los fabricantes de contadores no pueden entrar en su red, es decir, no pueden ofrecer su producto al resto. De esta forma, Endesa se queda con la fabricación y distribución, un pack que le da una sonora ventaja frente al resto.

    Endesa cuenta con una posición dominante en Cataluña, Aragón, Andalucía, Extremadura, Baleares y Canarias. La compra de estos aparatos es prohibitiva para los usuarios. Ya que se les exigen unos 100 euros, es decir, 10 años de alquiler. Asimismo, en caso de cambio o avería, es el usuario el que hace frente al coste.

    Competencia desleal.- Iberdrola junto a la Asociación de Fabricantes de Contadores Eléctricos de España han llevado esta situación ante la Comisión Nacional de la Energía. Argumentan que no se puede ser fabricante y distribuidor, un doble rol que la pone en una clara ventaja competitiva frente al resto de los competidores.  El organismo les dio la razón ya que entendió que “podría suponer una barrera para que los consumidores puedan comprar sus contadores en el mercado libre”.  Las privadas exigieron que no se pudiera ser distribuidor y fabricante al mismo tiempo.

    PUBLICIDAD

    Comenta

    Notificar de
    avatar

    wpDiscuz
    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®