30.000 euros de reforma para que Sánchez y su familia pasen unos días en Lanzarote

30.000 euros de reforma para que Sánchez y su familia pasen unos días en Lanzarote

30.000 euros es lo que ha costado las obras para acondicionar la residencia oficial de “La Mareta” en Lanzarote para que Pedro Sánchez, presidente del Gobierno por moción de censura avalada por independentistas, la izquierda radical y los proetarras, pase unos días de vacaciones en Nochevieja con su familia.

PUBLICIDAD

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha desplazado hoy con su familia a Lanzarote, donde pasará unos días de vacaciones en la residencia oficial de “La Mareta”, según han informado fuentes del Ejecutivo.

Sánchez presidió ayer en el Palacio de la Moncloa la última reunión del año del Consejo de Ministros, después de la cual compareció ante la prensa para hacer balance de los siete meses de Gobierno.

Hoy, el presidente y su familia se han desplazado a Lanzarote para pasar unos días en la residencia de “La Mareta”, situada en la costa turística del municipio de Teguise, que en 2015 se puso al servicio de los intereses turísticos de España por expreso deseo del rey Felipe VI. Sin embargo, esta residencia sólo ha sido utilizada por presidentes del Gobierno como este año ha sido el de Pedro Sánchez. Sólo acondicionarala para su uso durante un par de días ha costado 30.000 euros, más del doble de lo que recibe un parado que haya cotizado durante más de cuatro años, en un ejercicio, gastos a los que hay que sumar todo el desplazamiento en aviones oficiales de toda la familia de Sánchez a Lanzarote, así como todo el dispositico de seguridad y personal a su servicio.

PUBLICIDAD

Mandada construir por el Rey Hussein de Jordania a finales de los años setenta, el monarca hachemita jamás se hospedó en “La Mareta”, a pesar de sus frecuentes estancias en Lanzarote, y fue uno de sus hijos el único miembro de la familia real jordana que utilizó la residencia para disfrutar de su luna de miel.

En 1989, el rey jordano cedió la residencia al rey Juan Carlos I y las instalaciones pasaron a formar parte entonces de Patrimonio Nacional.