Antonia Carrasco: ‘También hay hombres a los que hay que proteger de su maltratadora mujer’

Antonia Carrasco: ‘También hay hombres a los que hay que proteger de su maltratadora mujer’

@jmfrancas. Antonia María Carrasco (@CarrascoAntonia) es presidenta de la asociación de víctimas de la ley de violencia de género, GenMad (@asocgenmad).

PUBLICIDAD

JMF: ¿De qué víctimas se ocupa GenMad?

Antonia Carrasco: Víctimas de maltrato (hombres y mujeres) y víctimas de la propia ley (hombres víctimas de denuncias falsas, fraudulentas, infundadas … y mujeres víctimas de un proceso judicial que no ha servido en absoluto para que se le proteja de su maltratador, ni tan siquiera para conseguir que se le condene por el maltrato recibido).

JMF: ¿Incluís a todos entonces?

PUBLICIDAD

Antonia Carrasco: Sí. No se trata de proteger sólo a mujeres de su maltratador hombre. También hay hombres a los que hay que proteger de su maltratadora mujer. Incluso a hombres de hombres y a mujeres de mujeres. Hablo las personas homosexuales que tampoco se libran de sufrir maltrato por parte de sus parejas.

JMF: ¿Eso es lo que algunos llaman violencia familiar?

Antonia Carrasco: Es violencia conyugal, es como se le llama en Francia, por ejemplo, o violencia doméstica, como se le llama en el Reino Unido.

JMF: Yo con tanto adjetivo ya me he hecho un lio. Casado dice que no son lo mismo…

PUBLICIDAD

Antonia Carrasco: Bueno, lo que dicen algunos políticos subyugados a la agenda ideológica de género, poco importa. Si Casado tuviera un interés real y no partidista (electoral), sólo tendría que reunirse con algunos afectados en nuestra asociación. Comprobaría con sus propios ojos que de quién proceda el maltrato da igual. El daño que se ocasiona es muy parecido, se sea hombre o mujer heterosexual u hombre o mujer homosexual.

JMF: ¿Con qué nombre te quedas tu entonces?

Antonia Carrasco: Violencia familiar o doméstica, da lo mismo…

JMF: ¿Realmente de qué magnitud cuantitativa de problema estamos hablando?

Antonia Carrasco: A fecha de hoy hay alrededor 1.800.000 denuncias por violencia de género, de las cuales apenas se llega a un 20% de sentencias condenatorias. Por otro lado, hay hombres que denuncian el maltrato que sufren por parte de sus parejas. Pocas, pero cada año se van incrementando las cifras. Pero las trabas con las que se encuentran son penosas. Cuando se dirigen al cuartel o comisaría y cuentan lo que están viviendo en casa, muchos de ellos se encuentran con la típica respuesta policial: “mire, mejor que no denuncie porque si su mujer después le denuncia a usted, va a terminar en el calabozo”, o cosas más graves, como “es usted un calzonazos, váyase a casa y solucione sus problemas con su mujer”.

JMF: Lo que llaman violencia de género, ¿qué es?¿De mujeres a hombres?

Antonia Carrasco: Sí. Violencia de género = mujer heterosexual maltratada por hombre heterosexual y que sean o hayan tenido una relación de pareja.

JMF: ¿Es verdad lo de que las denuncias falsa son el 0,02% según ‘datos oficiales’?

Antonia Carrasco: En realidad la FGE dice que sólo son un 0,014%. Lo que no cuentan es que ese porcentaje lo han extraído del total de deducciones de testimonio por denuncia falsa, es decir, una parte exigua del total de denuncia. No cuentan las denuncias por denuncia falsa interpuestas directamente por el hombre. Para que entendamos este asunto:  Es como si queremos saber el número de pobres que hay en España y mandamos al encuestador a la urbanización del Marqués de Galapagar. Y no habrá ni uno, claro. Cuando tomemos las muestras y extrapolemos saldrá que hay 0 % de pobres en España, pero claro, será porque no han preguntado en el resto del país. Eso es lo que hace Fiscalía cuando toma los datos de denuncias falsas mirando solo en sus incoaciones de oficio y dejando sin mirar el resto, que son la inmensísima mayoría. Fiscalía lleva mintiendo a los españoles desde el año 2009 publicando en el apartado dedicado a la violencia de género de su informe el porcentaje de denuncias falsas que existen en el ámbito de la violencia de género. Lo que nunca cuenta nadie es que ese porcentaje es completamente falso con respecto a las denuncias falsas totales puesto que lo han calculado en base a una muestra pequeñísima que no representa el total.

JMF: ¿En qué más nos engañan sobre este tema?

Antonia Carrasco: En el asunto de las asimetrías penales. Este asunto no es que sea un engaño en sí que, bajo mi punto de vista lo es, sino que, además, es todo un despropósito. No entiendo a cuento de qué se aprobaron estas asimetrías (mayor condena sobre el marido que sobre la mujer, en el caso de haber cometido ambos el mismo tipo de agresión o maltrato) cuando la justicia prevé agravantes y atenuantes en función del hecho delictivo. Es decir, que se está aplicando, a través de la LO 1/2004, el Derecho Penal de Autor. Se le impone mayor condena sólo por el hecho de ser hombre y heterosexual.

JMF: ¿Te refieres a la ‘discriminación positiva’ que lo justifican en el Convenio de Estambul?

Antonia Carrasco: No, el Convenio de Estambul no justifica ni aprueba la discriminación positiva llevada al Código Penal. No hay país en la UE que tenga una norma de estas características.

JMF: Cuando has dicho esto “mujeres víctimas de un proceso judicial que no ha servido en absoluto para que se le proteja de su maltratador, ni tan siquiera para conseguir que se le condene por el maltrato recibido”, ¿a qué te refieres?

Antonia Carrasco: A que durante muchos años, hemos tenido en tv, radio, etc. campañas que rezaban “si te maltrata, denuncia”, pero a esas mujeres que sufrían maltrato en el hogar, no se les explicaba que sin pruebas claras del maltrato, iba a ser muy difícil demostrarlo. De hecho, así ocurre en algunos casos. Mientras tanto, mujeres que no lo sufren, utilizan las denuncias para obtener ventaja en los procedimientos civiles de divorcio, medidas reguladoras o modificaciones de medias.

JMF: Esta Ley entonces es un desastre…

Antonia Carrasco: Todo un despropósito que apenas ha servido para hacer el bien a mujeres que han vivido el horror del maltrato en sus casas, pero que, sin embargo ha servido para amparar todo tipo de denuncias con un ánimo meramente espurio.

JMF: Gracias Antonia, paro que hay que digerir tanto engaño. Mil gracias y si me dejas seguiremos pronto que hay mucho de qué hablar.

Antonia Carrasco: Sí, mucho. Cuando quieras. Muchas gracias por tu tiempo y paciencia.