Sánchez no quiere precariedad laboral para los españoles; su mujer sí para sus empleados

Sánchez no quiere precariedad laboral para los españoles; su mujer sí para sus empleadosLos reyes Felipe VI y Letizia y presidente del gobierno Pedro Sánchez y su mujer Begoña Gómez, durante la recepción en el Palacio Real con motivo de la fiesta nacional del 12 de Octubre, Día de la Hispanidad.-EFE/Ballesteros

Inmark Europa, de la que Begoña Gómez, la mujer del líder del Partido Socialista Pedro Sánchez, ha sido socia, se encarga de gestionar contratos en su mayoría temporales y con salarios bajos.

PUBLICIDAD

El Grupo Inmark de la que Gómez ha sido socia y directora de consultoría en outsourcing comercial, se encarga de contratar y gestionar para Oxfam el personal que trabaja a pie de calle captando socios.

La empresa además ha estado salpicada por los escándalos sexuales de Oxfam, ya que desde hace 12 años, la ONG es el mejor cliente de Inmark.

Los contratos son temporales se pudieron ver en la página web de Infojobs. Estaban destinados sobre todo a gente joven, que aún sigue estudiando y que cobraban 400 euros al mes por jornadas completas.

PUBLICIDAD

Un exempleado de la compañía relató a OkDiario la realidad que allí se vivía: “La empresa se dedica literalmente a quemar al personal, hasta que la gente no puede más y se marcha, porque trabajas con una presión tremenda”. Explicaba, eso sí, que “sobre el papel todo es legal, porque te hacen un contrato de media jornada, pero para poder cumplir los objetivos de ventas que te marcan tienes que trabajar una media de nueve horas diarias”.

La calidad del trabajo es uno de los argumentos del Partido Socialista para ganar estas elecciones de 2019, pero el problema es que hay que predicar con el ejemplo.

Pedro Sánchez ni siquiera se ha atrevido en sus 10 meses de Gobierno de derogar la reforma laboral del PP, tal y como prometió en la oposición.

PUBLICIDAD

Salpicada por los escándalos de Oxfam

The Times destapaba un escándalo a nivel mundial hace apenas un año. Una de las ONG más grandes y prestigiosas del mundo, intentó encubrir el uso de prostitutas por parte de trabajadores humanitarios de alto rango,  prostitutas que pagaban con las donaciones de ciudadanos conseguidas a través de Inmark Europa, de la que Begoña Gómez, la mujer del líder del Partido Socialista Pedro Sánchez, ha sido socia.

Las jóvenes recibieron dinero de manos de altos cargos de la organización por acudir a sus casas o a viviendas de alquiler para asistir a fiestas sexuales vistiendo la camiseta de Oxfam. Tres miembros de la organización dimitieron y otros cuatro fueron despedidos tras una investigación sobre explotación sexual, descarga de pornografía, acoso e intimidación.

En España el escándalo salipicó de lleno a la empresa de la mujer de Pedro Sánchez, Begoña Gómez, Inmark Europa, que trabaja para Oxfam desde hace más de 12 años y es su mejor cliente,