Saracho: Banco Popular era “una bomba” y ve absurdo acusarle de querer hundir el banco

Saracho: Banco Popular era “una bomba” y ve absurdo acusarle de querer hundir el bancoEl expresidente del Banco Popular, Emilio Saracho.

El ex presidente del Banco Popular Emilio Saracho ha respondido a Ángel Ron en el Congreso, quien le ha acusado de estar detrás de la caída del precio de la acción con informaciones filtradas interesadamente, como la dimisión del ex consejero delegado, Pedro Larena. Saracho afirma que es absurdo de acusarle de estos hechos y que el Popular era “una bomba”, una “caca” y estaba “condenado”.

PUBLICIDAD

LEER MÁS: Ángel Ron apunta directamente a Antonio del Valle y a Saracho: su intención era asustar a los accionistas, autoridades y al mercado

Según Saracho, cuyo discurso hizo desplomar el precio de la acción en abril de 2017, con el anuncio de una ampliación de capital sin decir ni el montante, ni la fecha ni el objetivo de la operación, un hecho insólito dentro del mercado cotizado.

Asimismo, ha afirmado que los ahorros de los depositantes y ahorradores podrían haber desaparecido y que de no haber actuado como lo hizo el final de Banco Popular pudo ser “peor” que la resolución, cuando 305.000 accionistas y bonistas perdieron toda su inversión. Asimismo, ha acusado a Ángel Ron de tumbar el precio de la acción, con una caída del 98% desde los máximos históricos. “No había que hacer nada” para bajar el precio de la acción.

PUBLICIDAD

Durante su comparecencia en la comisión del Congreso que investiga el origen de la crisis financiera, Saracho ha lamentado este miércoles que “ahora tengo que oír un día sí y otro también que yo venía a hundir el banco”, una situación comparada como que “el bombero el que quema la casa”. Es absurdo afirmar que tuviera algún interés en hundir la entidad o “quemar la casa”, ha añadido, y es que la situación del banco “tenía un fácil diagnóstico”; en banca, el capital está para defender a los depositantes, y no para que alguien gane dinero.

Si los responsables de un banco no saben lo que tienen en su activo, como al parecer era el caso en el Popular cuando él se hizo cargo de la entidad, “no puede funcionar y se puede llevar por delante a miles y miles de personas que tienen sus ahorros”. En su opinión, si los responsables de una entidad desconocen cómo están sus activos “no deberían abrir”.

Saracho ha puntualizado que no se refería a inversores en otros tipos de deuda o de emisiones, como los “cocos”, sino a “gente corriente con sus ahorros”; y es que “las acciones de un banco no son más que un reflejo de un colchón que se pone en banca para proteger a los depositantes”. Saracho ha asegurado que la CNMV le hizo comunicar 77 hechos relevantes, incluyendo desmentidos de informaciones falsas.

Saracho: será la justicia quien determine si sus errores al frente de Popular son delitos

Para Saracho, Ron ha cometido”demasiados errores, de los que son responsables los gestores, especialmente su antecesor en el cargo, Ángel Ron, al frente de la entidad durante más de una década, eso sí, ha asegurado que él también pudo cometer errores, pero a renglón seguido ha insistido en que presidió la entidad apenas 108 días, y que ahora tendrá que ser la justicia la que determine si esos errores son delitos.

PUBLICIDAD

Saracho ha lamentado el final del Banco Popular, intervenido y vendido por un euro al Santander, porque supuso la pérdida del dinero para todos los accionistas, pero ha advertido de que “se evitó un mal mayor”, en alusión a los 30.000 millones en depósitos que estarían en juego en caso de una liquidación. “Peleé a muerte para no empezar a hablar de resolución”, ha dicho, para admitir luego que no había forma de vender un banco cuyo valor era negativo “en el mundo de los vivos” y que la solución adoptada evitó “un desastre bíblico“.

El presidente de la CNMV llamó a Saracho para aceptar el cargo de presidente de Banco Popular. Dice que solo vino a una ampliación de capital o a la venta de Banco Popular

“En toda Europa se sabía que Popular era el mayor problema bancario del continente”, ha asegurado Saracho ante los diputados, al tiempo que ha afirmado que su fichaje solo fue para realizar una ampliación de capital o la venta del capital. “Era como ponerle un cartel de se vende al banco con un lazo rojo en el edificio Beatriz”, ha afirmado.

“Un día me llaman a mi casa y me dicen que se han puesto de acuerdo para ofrecerme la presidencia”, ha asegurado Saracho, que había indicado a la ex cúpula de Popular que quería ver antes los riesgos de la entidad financiera.

Según Saracho, el presidente de la CNMV, Sebastián Albella, le llamó para tratar convencerle. “En la misma conversación, dijo que si me ofrecían la presidencia, no me podría negar”, ha señalado el ex vicepresidente de JP Morgan.

“El propio caos del Banco Popular hizo que asumiera este puesto”, ha afirmado, y aunque él mismo llegó a sugerir otros candidatos como el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, o el ex consejero delegado del Santander Ángel Corcóstegui, aceptó por responsabilidad ya que la entidad en 2016 “era el mayor problema de Europa, después de Deutsche Bank”.

La resolución de Banco Popular era una posibilidad, y niega la teoría de la pinza latina lidera por Antonio del Valle

El ex presidente del Banco Popular Emilio Saracho ha afirmado que Banco Popular podía ser intervenida, motivo por el que no le sorprendió que acabara resuelta. A diferencia de su antecesor en el cargo, Saracho no tiene ninguna sensación de satisfacción del deber cumplido. En este sentido, ha asegurado que no es “tan imbécil” como para ignorar que eso podía pasar.

“Todos los días lidiábamos con la situación de un banco en crisis”, una crisis “galopante” y con un consejo de administración “en guerra abierta”, dijo Saracho, que admitió que aunque es muy fácil juzgar “a posteriori” cosas “que se hicieron hace diez años”, “nunca criticó a sus predecesores, pues “tenía bastante con lidiar con la realidad”.  Saracho se ha preguntado si es conveniente “mentir para salvar un banco” y ha asegurado que tiene muy clara su opinión, la tenía antes y la tendrá también en sede judicial, cuando le llamen a declarar, como previsiblemente ocurrirá.

Asimismo, ha relatado de forma pormenorizada los primeros contactos con miembros del consejo de la entidad, como Reyes Calderón, y su negativa a asumir la presidencia en un primer momento, una oferta que después aceptó “por responsabilidad” y para que nadie pensara que la rechazaba tras recibir más información sobre el estado real del banco.

Si BBVA hubiera comprado Popular podría haber sido su fin si hubiera pasado una minicrisis en España

Banco Sabadell y Bankia no pudieron comprar Banco Popular, primero por la compra de TSB, mientras que Bankia necesitaría 6.000 millones de ampliación de capital. BBVA “mostró mucho interés” en comprar Banco Popular, abandonando el “data room”, el acceso a determinados números de la entidad financiero. En este sentido, BBVA tenía un problema con los activos diferidos, que sumados a los de Popular tendría una exposición de 70.000 millones, que en una minicrisis podría llevarse por delante al segundo mayor banco de España. Banco Santander con una ampliación de capital de 7.000 millones sobre una capitalización de más de 80.000 millones no era problema.

Saracho llama a un periodista de El Confidencial por decir que el banco estaba en quiebra

“Esto que habéis hecho es una barbaridad”, ha asegurado Saracho, que el periodista cambió el titular. Tras una llamada de siete minutos, el periodista de El Confidencial publicó una entrevista, que le llevó a una querella criminal que no tuvo progreso alguno.

 

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®