Antifraude desmiente a KPMG e insiste en el fraude de ATLL-Acciona

El director de la Oficina Antifraude de Cataluña (OAC), Daniel de Alfonso, se ha mostrado hoy convencido que las supuestas irregularidades en la facturación entre la sociedad Aigües Ter-Llobregat (ATLL) y el grupo Acciona, que investiga la Fiscalía, habrían supuesto un aumento de la tarifa del próximo año.

En declaraciones a los periodistas, De Alfonso ha salido así al paso del estudio elaborado por la consultora KPMG, que hoy publica Expansión, y que desacredita el informe de Antifraude, que destapó «múltiples irregularidades» en las prestaciones de servicios de ATLL, con facturas supuestamente cruzadas entre al menos dos filiales de Acciona.

A raíz del informe de Antifraude, que investigó el caso a instancias de una denuncia del sindicato CGT, la Fiscalía de Barcelona ha abierto diligencias de investigación, inicialmente por un delito de falsedad documental en la facturación de servicios de ATLL Concesionaria a otras empresas controladas por el mismo grupo Acciona.

De Alfonso ha indicado que los aspectos que la consultora KPMG critica del informe de Antifraude son «fácilmente desmontables», ya que el trabajo de su oficina ha sido «firme, solvente y sin fisuras».

«La Fiscalía ya resolverá si las facturas eran falsas, si se han cobrado servicios o no. Nosotros lo hemos visto y lo hemos contado con pelos y señales, sin temor a nadie ni a nada», ha afirmado.

Según el director de la Oficina Antifraude, la tarifa del agua se habría resentido con toda probabilidad de las supuestas irregularidades y habría experimentado un incremento a partir de enero de 2017, en contra de lo que sostiene la auditoría de KPMG, encargada por Acciona y ATLL Concesionaria.

El director de Antifraude ha sostenido que, pese a que no se han incrementado las tarifas porque se ha actuado antes, está «convencido» de que las supuestas irregularidades sí que hubieran tenido efectos sobre la facturación de los servicios del agua a partir del año que viene.

De Alfonso ha apuesto en duda que, como sostiene la auditoría, no hubiera refacturación, ya que sospecha que no todas las facturas correspondían a servicios prestados realmente.

«Es muy fácil echar mano de la documentación, y veremos que hay un documento de diciembre de 2013 donde se firma la posibilidad de refacturar con efectos retroactivos a enero de 2013, es decir, ya lo estaban haciendo y hasta un año después no lo firman», ha indicado.

En este sentido, el director de Antifraude también ha puesto como ejemplo que ATLL Concesionaria no solicitó hasta mayo de 2014 a la Agencia Catalana del Agua (ACA) que autorizara estos contratos, un año y medio más tarde.

En su informe, Antifraude cuestiona la facturación de servicios de la Empresa Operadora y la filial Acciona a ATLL Concesionaria, que entre los años 2012 y 2014 ascendieron a más de 13 millones de euros.

De Alfonso ha recordado además que desde 2013 el grupo Acciona está siendo inspeccionado fiscalmente por la Agencia Tributaria. 

PUBLICIDAD