Al BBVA se le multiplican los casos que afectan gravemente a su reputación

Al BBVA se le multiplican los casos que afectan gravemente a su reputaciónCarlos Torres, presidente del BBVA.

El BBVA no sólo tiene abierto, y en vía judicial, el caso Villarejo-Francisco González, sino que, además se enfrenta, al menos, a otras dos demandas más, una de sus trabajadores en Estados Unidos y otra por una supuesta estafa piramidal en su filial turca Garanti.

PUBLICIDAD

El BBVA solventaba en el informe de Buen Gobierno Corporativo de 2018 el caso Villarejo-Francisco González, en una breves líneas donde afirma que lo había conocido por los medios de comunicación, que había encargado una investigación forensic a PwC a través de sus abogados externos Garrigues, junto con Uría, aunque, al mismo tiempo, que «no era posible predecir en este momento el ámbito o duración de la investigación del Banco o cualquiera realizada por las autoridades judiciales ni su posible resultado o implicaciones para el Grupo, no pudiendo descartarse la interposición de procedimientos o acciones judiciales o regulatorias contra el Banco que pudieran tener un impacto negativo reputacional o económico para el Banco o el Grupo».

Y Así ha sido. Siete meses después, el juez ha imputado al BBVA dentro del caso Tándem, que investiga una trama dirigida por el excomisario Villarejo acusada de de delitos de organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales, así como a nueve de sus directivos y exdirectivos, entre los que se incluyen a su exCEO, Ángel Cano, o a su exjefe de Seguridad, Julio Corrochano. Según el propio Villarejo, ahora mismo, el banco tiene el barro a la altura de las rodillas, pero puede que el lodo le cubra por entero, tal y como ha amenazado el expolicía, en un comunicado firmado de su puño y letra, al propio BBVA y a otras empresas del IBEX 35. 

Pero este no es el único caso abierto donde el BBVA se juega su buena reputación. Hay más, bastantes, más.

PUBLICIDAD

Escándalo con la filial turca Garanti

También se ha conocido que su filial turca Garanti, que tantos millones le está costando al accionista del BBVA, está supuestamente implicada en una estafa piramidal donde son numerosas los estafados por un volumen cercano a los 180 millones de euros. Se da el caso que el actual consejero delegado del BBVA, el turco Onur Genç, fichó por Garanti en 2012 como vicepresidente ejecutivo responsable de banca minorista. Francisco González lo ascendió en 2015 a adjunto al consejero delegado del banco turco, con responsabilidad directa en banca mayorista. En 2017, continúo su fulgurante carrera en el BBVA y fue nombrado consejero delegado de BBVA Compass y máximo ejecutivo del BBVA en Estados Unidos.

Demanda en Estados Unidos

Y es precisamente en Estados Unidos, donde BBVA suma otra demanda judicial. Los empleados del banco país  van llevar a los tribunales a la entidad por la gestión de su fondo de pensiones, porque, según ellos, no cumple, con la normativa vigente y le ha provocada graves pérdidas en su patrimonio, según se notificó la filial estadounidense del banco español a finales de julio. Los trabajadores acusan al banco de invertir el fondo de pensiones en inversiones arriesgadas y con altas comisiones, en vez de otras con seguridad y bajas comisiones, por lo que hubiera incumplido el deber de todo buen fiduciario.

En Estados Unidos también tiene otra investigación abierta por rechazar en el pasado a clientes extranjeros en Simple, su división digital.

Y queda aún otro caso claro más, además de otros, que afecta a su filial argentina. En el país del tango está siendo investigado por blanqueo de capitales en Argentina, con toda la cúpula de la filial en el punto de mira. 

PUBLICIDAD