Andorra se autoelimina de la lista de paraísos fiscales, pero “el pasado nos persigue”

Andorra se autoelimina de la lista de paraísos fiscales, pero “el pasado nos persigue”Jordi Pujol

El presidente del Parlamento de Andorra, Vicenç Mateu, ha eliminado al Principado de la lista de paraísos fiscales. Este año ha entrado en vigor el intercambio de información bancaria, pero aún persiste el pasado, como el caso de Jordi Pujol.

PUBLICIDAD

Según Mateu, Andorra cumple ya los “estándares europeos” en materia de intercambio de información financiera, por lo que cree que no cabe hablar de que es un paraíso fiscal. “Estamos en los estándares europeos, pero hay tópicos que cuesta superar. El pasado nos persigue“, se ha lamentado Mateu en alusión a casos como el del expresidente regional catalán Jordi Pujol, cuando dijo que tenía una cuenta en el Principado o cuando en 2015 el Tesoro de EEUU acusó a la Banca Privada d’Andorra (BPA) de estar involucrada en el “lavado de dinero internacional” y vinculada a organizaciones criminales rusas.

En este segundo caso, aunque se abrió un período de alegaciones para aclarar las supuestas irregularidades, “el daño ya estaba hecho”, en opinión del Síndic, quien ha añadido que el BPA suponía el veinte por ciento del sistema financiero de Andorra y se generó un riesgo de hundimiento.

Lo que hicieron las autoridades del Principado fue trasladar a su legislación una directiva comunitaria aprobada para el caso de la crisis financiera en Chipre, lo que permitió superar la situación.

PUBLICIDAD

En una tribunal organizada por la Agencia EFE y la Casa de América en Madrid, Mateu ha hablado de los veinticinco años de vigencia de la Constitución de Andorra y de las relaciones diplomáticas entre su país y España.

Con España las relaciones son “muy buenas”, ha dicho el presidente del Parlamento del país, quien se ha mostrado satisfecho del apoyo de Madrid y de París a lo que en la actualidad considera su principal “desafío político“, que es lograr un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

“Andorra nunca tomó una decisión para ser un paraíso fiscal”, ha afirmado Mateu, para quien ese concepto ha ido cambiando con el paso del tiempo, de modo que antes estaba relacionado con la baja fiscalidad y ahora con la falta de intercambio de información.

Mateu ha recordado que en el pasado la tasa que se aplicaba a la venta de productos era suficiente para financiar el presupuesto del Principado, sin más impuestos, lo que les costó la acusación de ser un paraíso fiscal. El sistema financiero andorrano se fue construyendo no con la idea de atraer fondos, sino por un proteccionismo secular que con el tiempo ha cambiado, ha agregado.

PUBLICIDAD

“Sufrimos la crisis (de la pasada década) porque dependemos de nuestros vecinos”, ha subrayado Mateu, quien ha destacado que ya hay intercambio de información financiera con la UE y acuerdos con varios países para evitar la doble imposición.

 

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®