El Banco Ceiss plantea 1.120 despidos

Los sindicatos con representación en el Banco de Caja España de Inversiones Salamanca y Soria (Ceiss) consideran «desproporcionado» el anuncio de la entidad de que la reestructuración pueda afectar a un máximo de 1.120 puestos de trabajo, un tercio de la plantilla.

Durante la reunión con la empresa, el responsable de CCOO, Luis Baeza, ha exigido esta tarde la presentación de un informe técnico que justifique de alguna manera la «enorme» pérdida de puestos de trabajo.

CCOO destaca que lo que pretende la empresa es «echar a la calle a uno de cada tres empleados», especialmente en Castilla y León.

UGT ha transmitido a sus afiliados que la empresa ha expresado su «voluntad firme de negociar y alcanzar el mejor acuerdo posible para todas las partes», aunque advierte de que hoy «no lo ha demostrado».

UGT cree que si lo que ha pretendido es atemorizar a los sindicatos, la entidad «se ha confundido», porque «o varía considerablemente sus planteamientos» o la situación «se verá abocada a una conflictividad no conocida probablemente en todo el sector financiero».

Durante la reunión, el sindicato ugetista también ha reclamado la documentación en la que «soporta sus pretensiones, una propuesta de cómo pretende acometer esta reestructuración y un plan que garantice la viabilidad futura».

Otras fuentes sindicales han afirmado que la propuesta es una «barbaridad», por lo que la «negociación se prevé muy dura».

Las mismas fuentes han señalado que la entidad, integrada en el Grupo Unicaja, ha «dibujado un panorama muy negro que justificaría la reestructuración que se ha puesto encima de la mesa debido al desplome del negocio tradicional y las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías en ahorro de costes».

Una propuesta en el inicio de las negociaciones con la que siempre ha trabajado la antigua Caja España en los sucesivos planes de reestructuración laboral que ha realizado, propiciados primero por su fusión con Caja Duero y, posteriormente, con la integración de las dos entidades en el Grupo Unicaja.

En esta primera reunión, la empresa no ha aclarado qué oficinas desaparecerán ni con qué criterios a pesar de las preguntas de los sindicatos.

Tras la reunión, la representación laboral, en la que CSICA y UGT congregan gran parte de los delegados, se ha reunido para formalizar la mesa de negociación con la que se iniciarán las negociaciones oficiales el próximo jueves día 7.

Previsiblemente, la reestructuración afectará a todos los centros de trabajo y zonas de influencia del banco que forman las antiguas cajas de Castilla y León.

Asimismo, la entidad también pretendería aplicar una modificación sustancial en las condiciones de trabajo de la plantilla, movilidad geográfica e inaplicación del convenio vigente, con lo que -según los sindicatos- se intentaría al igual que en otras ocasiones rebajar el número de trabajadores afectados por la reestructuración. 

PUBLICIDAD