El BBVA se marca como objetivo controlar los datos de todos sus clientes, financieros y no financieros

El BBVA se marca como objetivo controlar los datos de todos sus clientes, financieros y no financierosFrancisco González y Carlos Torres
Empresas
  • Banca
  • Construcción
  • Consumo
  • Energía
  • Industria
  • Inmobiliaria
  • Motor
  • Seguros
  • Telecomunicaciones
  • Transporte
  • Turismo
  • El banco presidido por Francisco González quiere acceder a los datos de sus clientes en otras entidades financieras y no financieras en lo que parece más una clara vulneración de la privacidad de los consumidores que un servicio de calidad como defiende la entidad financiera.

    PUBLICIDAD

    El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, ha confiado hoy en que la creciente digitalización de la operativa bancaria permitirá a la entidad alcanzar en un futuro una base de hasta 400 millones de clientes en once países frente a los 70 millones que tiene en la actualidad. Unos clientes al que el banco quiere controlar todos sus datos, financieros o no financieros, con el argumento de “ofrecerles un mejor servicio”, aunque simplemente es una estrategia más de ventas al servicio de la propia entidad financiera que como poco roza la vulneración de la privacidad de los ciudadanos. Sería como el ‘gran hermano’ de la banca, el ojo que todo lo ve y lo controla.

    En su intervención en la segunda jornada del XXIV Encuentro Financiero, organizado por ABC, Deloitte y la Sociedad de Tasación, explicó que la digitalización supone una “oportunidad de oro” para la entidad, que tiene el objetivo de poner todas las ventajas de la misma al servicio de los clientes y de la sociedad, aunque más bien parece que es al servicio de la cuenta de resultados del banco presidido por Francisco González.

    Para ello el banco trabaja con los 70 millones de clientes que ya tiene en los once países principales donde opera, pero sin perder de vista lo que Torres Vila ha llamado el “open market”, los clientes potenciales que podrían atraer en esos países y que suman esos 400 millones.

    PUBLICIDAD

    “La vía digital es una clara oportunidad de captación mucho más potente que la tradicional y se puede convertir rápidamente en una realidad”, explicó.

    La tecnología, cuyo avance es imparable, se debe utilizar para mejorar la experiencia de los clientes, el servicio que se les da, la eficiencia y la calidad de los productos que les venden, añadió.

    Como ejemplo, se refirió a la “revolución de las pequeñas cosas” que impulsa el banco, con infinidad de soluciones tecnológicas para mejorar la vida de sus clientes, como apagar y encender las tarjetas, hacer una foto a un recibo y domiciliarlo, pedir citas desde el móvil, y muchas más.

    En definitiva, el objetivo del banco es usar los datos de sus clientes para ayudarles “de verdad” a tomar decisiones.

    PUBLICIDAD

    Según el consejero delegado del BBVA, Carlos Torres, “si nos ganamos la confianza del cliente para acceder a sus datos en otras entidades financieras y no financieras”, podremos usar esa información

    “Si nos ganamos la confianza del cliente para acceder a sus datos en otras entidades financieras y no financieras”, podremos usar esa información para hacer recomendaciones que permitan darle valor añadido”. Esto parece más bién un asalto a la vida privada de sus clientes, que el banco pone bajo su batuta para la venta de productos.

    “Digitalizar la confianza de nuestros clientes es uno de los ejes de nuestra estrategia” y es quizá el cambio más importante, dijo.

    También se refirió a los nuevos competidores de la banca, empresas de servicios financieros muy especializadas que podrían abrir la puerta a la banca tradicional “a un universo de desarrollos tecnológicos en otros países”, gracias a los datos de clientes que controlan.

    Y esto no lo harían con adquisiciones, sino a través del desarrollo de soluciones que funcionen en todos los mercados, lo que elevaría la cifra de clientes potenciales a unos 3.200 millones.

    En este escenario, “el BBVA tiene “unos cimientos sólidos, fortalezas, un perfil de riesgo muy prudente y una posición solida” y sobre esa base la estrategia es clara y el propósito noble de poner al alcance de todos las oportunidades de la nueva era y poner la tecnología y los datos al servicio de los clientes, de la sociedad y de nuestros empleados”, explicó.

    “Ya estamos cambiando la experiencia de los clientes trimestre a trimestre, aprovechando la tecnología para reducir costes y ser más eficientes”, dijo Torres Vila, que insistió en que BBVA tiene “una oportunidad de oro” y está en una posición “envidiable” para aprovecharla.

    Comenta

    Notificar de
    avatar
    wpDiscuz
    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®