El sexto banco español se va al traste

El sexto banco español se va al trasteEl presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga (i), junto al CEO de la entidad, Enrique Sánchez del Villar (c), y el director general financiero, Pablo González (d)

Unicaja Banco y Liberbank han roto las negociaciones para su fusión después de más de cinco meses de conversaciones, con lo que no nacerá el sexto mayor banco de España, con un volumen de activos próximo a 96.000 millones, en un momento en el que desde el BCE y Banco de España se piden fusiones bancarias.

PUBLICIDAD

Según ha informado Liberbank a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, su consejo de administración ha decidido por unanimidad dar por finalizada la negociación con Unicaja Banco al no alcanzar un acuerdo sobre el reparto accionarial en la nueva entidad.

Desde un primer momento, a tenor del volumen de activos, se dio por hecho que Unicaja Banco obtendría una participación del 60 % y Liberbank el 40 % restante, pero fuentes próximas a la operación matizaron a Efe que el grupo andaluz probablemente se quedaría entre el 55 y el 57 %, con lo que Liberbank aumentaría hasta el 43 o 45 %.

Sin embargo, el tira y afloja entre ambas entidades sobre su participación en el futuro grupo no ha culminado bien y tanto Liberbank como Unicaja Banco han preferido dar por zanjadas las negociaciones.

PUBLICIDAD

Unicaja Banco, con sede en Málaga, tiene una presencia especial en Andalucía y Castilla y León, mientras que Liberbank cuenta con una posición estratégica en Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha y Extremadura.

Las redes de sucursales de ambos grupos eran complementarias e iban a sumar 1.866 sucursales, 1.182 de Unicaja Banco y 684 de la propia Liberbank, que cuenta además con más de un centenar gestionadas por asesores bajo un modelo de franquicia.

En todos estos meses de negociaciones entre ambas entidades, la sorpresa la protagonizó Abanca, controlada por el venezolano Juan Carlos Escotet, que el 22 de febrero ofreció 1.700 millones de euros para hacerse con el 100 % de Liberbank.

La oferta proponía un canje de acciones a las fundaciones de Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria, y, en teoría, un pago de casi 1.300 millones al resto de accionistas.

PUBLICIDAD

Abanca parecía dispuesta a pagar 0,56 euros por título a los accionistas de Liberbank, según informó en su momento a la CNMV, sin embargo, su propuesta era singular porque se articulaba como una opa por fases que llegaba en plena fusión Liberbank-Unicaja Banco.

Sin embargo, estas dos entidades trasladaron hasta el último momento que avanzaban en su integración, e incluso con algunas «concesiones» entre ambas entidades, por lo que la fusión parecía seguir siendo la prioridad hasta ahora.

Por el momento, tanto Unicaja Banco como Liberbank parece que seguirán con sus propios planes en solitario y las dos aseguran que están plenamente comprometidas con el cumplimiento de sus objetivos estratégicos.

Al margen de la ruptura de las negociaciones, en los últimos días se conoció que Bank of America, asesor de Escotet, afloraba una participación del 7,8 % en Liberbank, lo que le colocaba entre los accionista significativos.

En el pasado Cajastur, una de las entidades que lidera Liberbank, también puso fin a unas negociaciones de fusión con la CAM, en lo que iba a ser la creación del Banco Base, por las dudas sobre la contabilidad de la extinta caja alicantina, que finalmente acabó siendo intervenida y vendida al Banco Sabadell.