La Aemec demandará el papel de Saracho, Calderon y Del Valle en la caída del Popular

La Aemec demandará el papel de Saracho, Calderon y Del Valle en la caída del PopularEmilio Saracho, el último presidente del Banco Popular antes de su resolución y venta al Santander por un euro./EFE

La Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) no se va a quedar de brazos cruzados y defenderá los intereses de los pequeños accionistas en los tribunales.

PUBLICIDAD

La Aemec va a presentar este jueves, a través del despacho de Cremades & Calvo Sotelo, dos demandas, una por la vía administrativa y otra por la vía civil mercantil, para defender los intereses de los accionistas minoritarios en la quiebra y caída del Banco Popular.

La inversión de todos los titulares de acciones, bonos o deuda del Banco Popular vale cero y todo ello tras unos extraños movimientos vividos en el Banco Popular desde que la consejera Reyes Calderón decidió liquidar a Ángel Ron con el apoyo de los accionistas mejicanos representados por Antonio del Valle que convencieron a otros independientes.

La Aemec quiere que se investigue la misteriosa caída del valor desde que Saracho fue nombrado presidente, que coincide en el tiempo con el aumento de las posiciones bajistas en el valor. De hecho, en octubre de 2016, cuando todavía no se hablaba del relevo del Ron, las posiciones bajistas en el Popular eran sólo del 6%. Cuando se supo que Saracho iba a ser presidente aumentaron mes tras mes hasta el 12% del capital en mayo -último dato recogido en la CNMV-.

PUBLICIDAD

Los accionistas minoritarios quieren que se investiguen que papel han jugado en la caída y quiebra del banco Emilio Saracho y los consejeros Reyes Calderón y Antonio del Valle

En el mercado se apunta a que alguien ha dejado caer intencionadamente el valor y ha habido peticiones de la propia Aemec a la CNMV para que se investigue el desplome en Bolsa.

De hecho, algunas fuentes bursátiles llegan a afirmar que la nueva directiva estaría cómoda con esa caída de la acción, lo que generaría, y de hecho lo generó, una gran desconfianza en el banco. Esa desconfiaza provocaría que la mayoría de los accionistas no acudirían a la ampliación de capital proyectada quedando en manos de unos pocos que se harían con el control total de la entidad por el efecto dilutivo de la operación. Es decir, comprarían el Popular a muy buen precio.

La CNMV no da explicaciones

La Aemec ya pidió explicaciones a la CNMV en un escrito de 30 de mayo por la caída de la acción y las maniobras de Emilio Saracho. El ya expresidente del Banco Popular era uno de los tres vicepresidentes mundiales de JP Morgan y contaba con un generoso fondo de pensiones de 86 millones de euros tras 25 años de servicio en el banco de inversión estadounidense.

Sin embago, Saracho podía perder ese generoso fondo de pensiones si abandonaba JP Morgan por otro banco competidor. JP Morgan no consideró que el Popular fuera un competidor suyo y, por tanto, Saracho, cobró sus 86 millones.

PUBLICIDAD

El favor fue rápidamente devuelto porque Emilio Saracho contrató a su antiguo banco para vender a su nueva entidad. Y lo hizo por 20 millones de euros más 1% de comisión del importe de la venta.

La Aemec también quiere que se investigue el papel jugado por Reyes Calderón y Antonio del Valle, los dos consejeros que pidieron al Banco de España el relevo de Ron en el Banco Popular y ha llevado a la quiebra a unas de la entidades más solventes y rentables del sistema bancario español.