La Audiencia ordena retomar el caso de las cuotas de la CAM vendidas por De Guindos

La Audiencia ordena retomar el caso de las cuotas de la CAM vendidas por De GuindosLuis de Guindos./EFE
Empresas
  • Banca
  • Construcción
  • Consumo
  • Energía
  • Industria
  • Inmobiliaria
  • Motor
  • Seguros
  • Telecomunicaciones
  • Transporte
  • Turismo
  • Luis de Guindos se libra por ahora de declarar por la estafa de las cuotas participativas de la antigua Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM).

    PUBLICIDAD

    La Audiencia Nacional ha ordenado tomar declaración como testigos a ocho empleados que comercializaron las cuotas participativas de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), ahora en manos del Banco Sabadell.

    El objetivo es dilucidar si esta pieza, cuyo plazo de instrucción ha concluido, continúa abierta o bien es sobreseída definitivamente. En el auto conocido hoy, la sección tercera de la sala de lo Penal estima parcialmente los recursos interpuestos por varias acusaciones particulares contra la decisión de la juez Carmen Lamela, que el pasado abril archivó esta parte de la investigación por una cuestión de plazos procesales.

    En concreto, alegaba que una de las representaciones había remitido sus peticiones fuera del límite fijado por ley, circunstancia que ahora refuta la sala, que no obstante rechaza que se practique cualquier otra diligencia al margen de estas testificales al haber expirado el plazo de instrucción.

    PUBLICIDAD

    Se trata de la tercera vez que la sala acuerda retomar la causa, anteriormente sobreseída por la titular del juzgado central de Instrucción número 3 al valorar que los estados financieros de la emisión y suscripción de las cuotas eran los de diciembre de 2007 y no aquellos de 2010 y 2011, supuestamente falseados por la antigua cúpula de la entidad.

    Unas irregularidades, estas últimas, por las que están siendo enjuiciados ocho ex directivos de la CAM, entre ellos los ex directores generales Roberto López Abad y María Dolores Amorós -también investigados por las cuotas-, para quienes la Fiscalía solicita las penas de prisión más elevadas, siete años y medio de cárcel, por estafa continuada y falsedad contable, entre otros.

    Según los magistrados, la sala no puede pronunciarse acerca de la adecuación del sobreseimiento y archivo de las actuaciones en la pieza separada en tanto que quedan por conocer los testimonios de casi una decena de asesores de la entidad, propuestos por las acusaciones con el objetivo de conocer cuál fue la información que realmente recibieron los compradores de este producto.

    Las cuotas participativas de la CAM, absorbida por el Banco Sabadell, fueron colocadas a 55.000 pequeños inversores desde 2008, una operación por la que la caja recogió 292 millones de euros; en diciembre de 2011, meses después de la intervención del Banco de España, dejaron de tener valor y se suspendió su cotización en bolsa.

    PUBLICIDAD

    En la actualidad, todas las cuotas comercializadas entre las 13:03 horas del 1 de marzo de 2011 y el 22 de julio de ese mismo año continúan formando parte de la causa principal, no así las anteriores, objeto de investigación en esta pieza.

    Un caso atascado

    La Audiencia Nacional levantó por segunda vez el archivo del caso por las cuotas participativas de la CAM el pasado mes de octubre de 2016 tras el primer sobreseimiento de la instructora Carmen Lamela en julio de 2016. Desde entonces, está atascado en el juzgado central de Instrucción número 3. Este es un caso que afecta directamente al ministro de Economía Luis de Guindos y, curiosamente, no avanza judicialmente.

    La Audiencia Nacional, en un auto de los jueces Alfonso Guevara, Ángeles Barreiro y Ana María Rubio ordenó en octubre abrir a la jueza Lamela por segunda vez el caso por las cuotas participativas de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) que afectaron a unos 55.000 ahorradores.

    La CAM logro con este producto, aunque diferente, pero tan complejo y peligroso como las participaciones preferentes, 292 millones de euros, la mayoría de ellos de inversores minorsitas, es decir, ajenos al mundo financiero y a sus complejidades. Clave en su comercialización fue Luis de Guindos, actual ministro de Economía, cuando era responsable de Lehman Brothers para España y Portugal.

    Luis de Guindos, en persona, siendo presidente de Lehman Brothers, fue el encargado en julio de 2008 de presentar ante inversores las cuotas participaticas de la CAM

    De Guindos fue el encargado de presentar en Alicante las cuotas participativas de la CAM, cuyo valor actual es de cero euros, y ahora, por segunda vez, la Audiencia Nacional reabre el caso y ordena a la juez Lamela investigar si se debe resarcir a los 50.000 inversores que suscribieron cuotas participativas de la CAM. Lehman Brothers en España, con de Guindos en lo más alto de la cúpula, fue colocador y vendedor de estos títulos. Lo hizo en julio de 2008, sólo dos meses antes de la quiebra de Lehman Brothers el 15 de septiembre de ese mismo año.

    En total, colocó 50 millones de títulos a un precio de 5,84 euros, es decir, 292 millones de euros. El colocador de esta emisión fue Lehman Brothers. La gran mayoría se vendió entre inversores particulares, más de 50.000, que como mínimo compraron 3.000 euros. Entre los cualificados están el mayor fondo de inversión del mundo, el fondo noruego de pensiones, BNP Paribas y Societe Generale, entre otros.

    En el folleto de la emisión para estas cuotas participativas se publicó la ‘Fairness Opinion’ -la valoración- que dio Lehman Brothers a este producto, que por supuesto, era muy positiva. El ahora titular de Economía fue el encargado en persona de presentar estas cuotas a los inversores en un encuentro en Alicante. El fin último de esta colocación era obtener financiación sin tener que cambiar los estatutos de las cajas de ahorro, por lo que no se perdía el peso político en la entidad. La CAM comunicó años después que las cuotas participativas tenían un valor cero y dejaron de cotizar en la Bolsa. Sus proppietarios perdieron toda la inversión.

    Tras el rescate, el Banco Sabadell, quien adquirió la CAM, aseguró que estas cuotas participativas nunca estuvieron en el perímetro de la entidad presidida por Josep Oliú, de hecho, la titularidad era de la Fundación de la CAM, quien no tenía liquidez suficiente para poder hacer frente al pago a los cuopartícipes. El Gobierno en el que Luis de Guindos es el ministro de Economía se ha desentendido totalmente de este letigio, tanto en esta como en la otra legislatura, ya que, según el propio Ejecutivo, no posee ningún tipo de participación en la entidad, pese a que fue el propio ministro cuando era banquero quien ensalzaba estos productos tóxicos que se han convertido en una pesadilla para los tenedores.

    Comenta

    Notificar de
    avatar

    wpDiscuz
    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®