Las peticiones de liquidez de la banca al BCE caen en octubre con Cataluña en el foco

Las peticiones de liquidez de la banca al BCE caen en octubre con Cataluña en el focoMario Draghi, presidente del BCE
Empresas
  • Banca
  • Construcción
  • Consumo
  • Energía
  • Industria
  • Inmobiliaria
  • Motor
  • Seguros
  • Telecomunicaciones
  • Transporte
  • Turismo
  • La banca ha disparado en 36.000 millones de euros sus peticiones de liquidez en octubre respecto al mismo mes del pasado año, es decir, un 26% más, hasta un total de 170.751 millones de euros, cerca de 1.000 millones menos respecto a septiembre.

    PUBLICIDAD

    En este pasado mes de octubre empezó el mayor éxodo empresarial en la historia de una región occidental, con la salida de casi 2.000 empresas, incluidas Banco Sabadell y CaixaBank, así como otras importantes cotizadas dentro del IBEX 35 como Gas Natural, Cellnex, Abertis o Colonial. Todo ello debido a la deriva separatista y la consumación de un golpe de Estado que ha obligado al Gobierno a activar por primera vez desde la aprobación de la Constitución el artículo 155, una medida que ha frenado el ritmo de salida de empresas, pero no la ha desactivado completamente.

    Durante el mes de octubre se conoció que de los bancos asentados en Cataluña salieron en depósitos cerca de 14.000 millones de euros, pero se palió en gran medida una vez que se cambió la sede social.

    Respecto a septiembre, se registra una caída ligera en las peticiones de liquidez al Banco Central Europeo (BCE), unos 1.000 millones tras dos meses situándose por encima de los 171.000 millones. El mes anterior, en septiembre, las peticiones de liquidez se situaron en 171.677 millones, apenas 155 millones menos que en agosto, cuando se encontraban en 171.832 millones tras registrar un ligero recorte en el mes anterior, lo que acabó con los repuntes que, salvo excepciones puntuales, han sido la tónica general en los últimos años.

    PUBLICIDAD

    El incremento en los meses precedentes se debe, según algunos analistas consultados por Efe, a una eventual salida de depósitos. Las peticiones de liquidez de la banca española al BCE continúan, de esta forma, muy lejos de su máximo, que se alcanzó en agosto de 2012, con 388.736 millones de euros.

    Tras el rescate de Bankia y otras antiguas cajas, las dificultades de la banca para conseguir financiación en el mercado mayorista por la desconfianza que había hacia España y los problemas de los países periféricos del euro se dejaron notar en la dependencia de la banca española frente al organismo.

    En el conjunto de países de la zona del euro, las peticiones de liquidez se redujeron en octubre a 764.010 millones de euros, un 0,5 % menos que en septiembre y casi un 49 % más que un año antes, cuando se solicitaron 513.571 millones. Asimismo, las entidades españolas aumentaron de nuevo en octubre sus compras de deuda pública y bonos de bancos, que forman parte del programa de estímulo de la economía europea mediante la compra de activos impulsada por el BCE y que este mes crecieron el 2,3 % y se situaron en 289.217 millones de euros.

    Estas compras, que incluyen cédulas hipotecarias y otras titulizaciones, han crecido todos los meses durante este año y desde octubre de 2016 se han elevado en más de 91.000 millones de euros, ya que entonces sumaban 198.044 millones.

    PUBLICIDAD

    En total, los bancos centrales de la zona del euro habían destinado 2,25 billones de euros en octubre a comprar esos activos, frente a los 2,19 billones del mes anterior, y muy por encima de los 1,47 billones del mismo mes de 2016.

    El programa de estímulos del BCE data de marzo de 2015 y consiste en que la entidad, a través de los distintos bancos centrales del área del euro, compra cada mes 60.000 millones de euros en deuda pública y de entidades financieras de la eurozona, así como bonos de empresas que no tengan la calificación de “bono basura”.

    El pasado 26 de octubre, la entidad decidió reducir a la mitad estas compras de deuda en la zona del euro, sobre todo bonos soberanos, y ampliarlas hasta septiembre de 2018, o más allá.

    El presidente de la entidad supervisora del euro, Mario Draghi, garantizó ese día que el precio del dinero seguirá muy barato durante un “período de tiempo prolongado”, pues es algo necesario para apoyar la economía de la eurozona y la evolución de la inflación a medio plazo.

    Comenta

    Notificar de
    avatar

    wpDiscuz
    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®