La City de Londres, sin pasaporte europeo tras la ruptura con la UE

La City de Londres, sin pasaporte europeo tras la ruptura con la UEMichel Barnier

Los bancos británicos y entidades financieras que operan en Reino Unido no podrán operar en Europa al perder el pasaporte europeo, un documento imprescindible para comerciar libremente en la UE.Los negociadores del Brexit, la ruptura de Reino Unido con la UE, no han alcanzado un acuerdo sobre este asunto y no se prevé que se selle un pacto hasta después del 29 de marzo de 2019. Así lo ha revelado Michel Barnier, el negociador de la UE, en una entrevista a The Guardian.

PUBLICIDAD

El negociador de la Unión Europea (UE) ha hecho esta afirmación días después de que el Consejo Europeo diera luz verde al comienzo de la segunda fase de las conversaciones sobre el “brexit”, que estarán centradas en la futura relación comercial entre Londres y Bruselas. Barnier resalta que la pérdida del acceso al bloque europeo responde a la decisión británica de abandonar el mercado único.

“No hay lugar (para los servicios financieros). No hay un único acuerdo comercial que esté abierto para los servicios financieros. No existe” y, “al abandonar el mercado único, pierden el pasaporte de los servicios financieros”, insiste.

Tras divulgarse la opinión de Barnier, un portavoz del Gobierno británico ha dicho que Londres confía en que las dos partes puedan “negociar una relación económica profunda y especial, que incluya un buen acuerdo para los servicios financieros, eso será para el mejor interés de la UE, así como para nosotros”.

PUBLICIDAD

El rotativo dice que esta opinión disipa las esperanzas del ministro británico del “brexit”, David Davis, de alcanzar un acuerdo comercial que incluya al sector financiero, ya que se muestra a favor de un pacto comercial como el que hay entre la UE y Canadá, que ha llamado “Canadá plus plus”, para incluir los servicios financieros.

Entre otras cosas, Barnier también indica que un acuerdo comercial debería ser aprobado dentro de un periodo de transición de dos años al tener que ser ratificado por parlamentos nacionales. Además, el Reino Unido no podría detener el “brexit” de manera unilateral, ya que revertir la decisión de abandonar el bloque requeriría el consentimiento de los otros 27 estados miembros.

El Reino Unido, añade, deberá cumplir con las regulaciones comunitarias durante el periodo de transición y podría negociar acuerdos comerciales con otros países del mundo, pero éstos no podrían entrar en vigor hasta finalizado ese periodo.

El Consejo Europeo aprobó la semana pasada pasar a la segunda fase de las negociaciones tras el acuerdo alcanzado entre Londres y Bruselas correspondiente a la primera fase. En virtud de ese pacto, se garantizarán los derechos de los comunitarios que residen en el Reino Unido, Londres pagará una suma considerable por el “divorcio” y la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda seguirá siendo invisible.

PUBLICIDAD

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®