Los notarios, la nueva policía hipotecaria para cubrir la espalda a la banca

Los notarios, la nueva policía hipotecaria para cubrir la espalda a la banca
Empresas
  • Banca
  • Construcción
  • Consumo
  • Energía
  • Industria
  • Inmobiliaria
  • Motor
  • Seguros
  • Telecomunicaciones
  • Transporte
  • Turismo
  • Los notarios ya no serán meros lectores de cláusulas inentendibles para el común de las personas, sino que tendrán que cercionarse de que los firmantes han entendido cada una de las condiciones del préstamo.

    PUBLICIDAD

    Durante los años dorados del ladrillo, millones de hipotecas se comercializaron sin explicar el más mínimo detalle de las cláusulas que suponía el mayor contrato que firman las familias. Los notarios, que siempre han rechazado las críticas sobre su papel en la crisis, tendrán ahora un papel muy relevante antes de sellar el acuerdo entre particulares y los bancos.

    En la nueva reforma hipotecaria que prepara el Gobierno, el notario podrá dar marcha atrás a la firma de la hipoteca si detecta que el banco no ha realizado su trabajo de informar al cliente de todas y cada una de las cláusulas que firma. Según el borrador de la nueva normativa, recogido por El Economista, el notario “no podrá otorgar el acta” si detecta incumplimiento antes de la firma.

    De esta forma, los clientes no podrán alegar ningún tipo de desconocimiento o peligro que conlleva alguna de las cláusulas, eliminando así la responsabilidad de la banca a la hora de entrar en situaciones declaradas abusivas, como ha ocurrido con las cláusulas suelo por mala praxis en la comercialización.

    PUBLICIDAD

    De esta forma, los clientes hipotecarios tendrán al menos una semana para estudiar la documentación entregada por el banco, junto a un dossier donde se deje constancia de los puntos más importantes, como las polémicas cláusulas suelo, pese a ser declaradas abusivas, el desglose de los gastos de constitución -algunos de ellos deben correr a cuenta del banco-, si es una hipoteca inversa y la posibilidad de proceder a una amortización anticipada, con el detalle de los gastos que se generen. También se pormenorizan los gastos como el pago del notario, los registros, impuestos y costes de gestoría.

    En caso de que sea una hipoteca a interés variable, el banco deberá realizar simulaciones en otro documento, desglosando las cuotas de amortización en posibles escenarios, tanto de subida como de bajada de tipos de interés. También se advertirá del posible asesoramiento gratuito del notario, al que remitirá la misma información. De esta forma, será el cliente quien adopte la decisión de acudir al notario en el plazo de siete días, antes de dejar constancia manuscrita de que “comprende y acepta” la oferta.

    Sin embargo, en el momento de la firma, el notario debe corroborar que el banco ha cumplido en plazo y forma con el procedimiento de transparencia precontractual para reflejarlo en un acta. De esta forma, el Ministerio de Economía otorga un nuevo papel a los notarios: la policía hipotecaria, que podrá tumbar hipotecas en el caso de detectarse cláusulas abusivas, o que no se hayan cumplido las normas.

    De esta forma, la norma estipula que el interés de demora no podrá triplicar el coste legal del dinero, reconocerá un derecho al titular de un préstamo expresado en moneda extranjera a que se convierta a euros, así como la obligación del banco a informarle cuando la deuda se haya incrementado un 20% o más en las hipotecas inversas, las denominadas en otra moneda, debido al efecto del tipo de cambio.

    PUBLICIDAD

    Comenta

    Notificar de
    avatar

    wpDiscuz
    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®