PwC justifica sus auditorías sobre Banco Popular y afirma que nadie puso en duda las cifras

PwC justifica sus auditorías sobre Banco Popular y afirma que nadie puso en duda las cifrasEl presidente de PwC, Gonzalo Sánchez, y la presidenta de la Comisión que investiga la crisis, Ana Oramas.

La Comisión de Investigación sobre la crisis financiera y la resolución de Banco Popular ha continuado este miércoles con la declaración del presidente de PwC, Gonzalo Sánchez, que se ha escudado en que su mandato es que las cuentas cumplan la legalidad. En 30 años la auditora no puso ni un pero a los números de la entidad.

PUBLICIDAD

Sánchez ha justificado las auditorías externas realizadas por PwC en Banco Popular y ha insistido en que su responsabilidad es velar por que las cuentas cumplan con la normativa, no formularlas al ser ésta tarea del administrador. En este sentido, ha puesto de manifiesto que ningún organismo supervisor realizó objeción alguna a las cifras publicadas por Banco Popular en los últimos cinco años, pese a que hubo tres controles exhaustivos sobre la entidad financiera.

El Banco de España ha afirmado en esta misma comisión que Banco Popular podría haber sido rescatado en 2012, pero dejó que continuara la actividad. Ahora, los jueces están investigando las cuentas de 2012 y 2016 por las dos ampliaciones de capital que realizó la entidad financiera, ya que podrían no reflejar la imagen fiel de la entidad bancaria.

En concreto, el máximo responsable de la firma ha aludido al control del Mou, el memorándum de entendimiento que estableció las condiciones del rescate de las cajas- en 2012, en 2014 tras la transferencia de competencias del Banco de España a Fráncfort y en 2016 por los test de estrés, de los que “en ninguno se concluyo que hubiese problemas” contables.

PUBLICIDAD

En definitiva, ha asegurado que hubo suficientes revisiones a Banco Popular, incluida una revisión en 2016 a otra gran auditora sobre la valoración de activos de Popular, y en “ninguna se concluyó que hubiese ningún tipo de problema sobre las cuentas de Banco Popular”. Era cotizada y por tanto está sujeta a la supervisión tanto del Banco de España como de la CNMV.

PwC asegura que dudó de ciertos aspectos del negocio y afirma que la entidad podría entrar en pérdidas relevantes a finales de 2016

No obstante, ha aclarado que si bien nunca detectaron irregularidades que les llevara a presentar salvedad alguna en las cuentas, su informe de auditoría “no fue un informe sin alertas” ya que advirtieron de “dudas en ciertos aspectos del negocio”.

De este modo, Sánchez ha señalado que PwC alertó en cuatro ocasiones sobre la situación del banco, haciendo constar la posibilidad de que incurriera en pérdidas relevantes a finales de 2016 e informando sobre el riesgo de incumplimiento de la ratio de solvencia para 2017 a consecuencia de las nuevas exigencias, siempre en los respectivos párrafos de énfasis.

En este sentido, ha aseverado que la firma “hizo todo lo que tenía que hacer“, esto es, “revisar que las provisiones que se estaban dotando respondían a la normativa aplicable en cada momento” aunque no a la futura, al ser una tarea que excede de la función del auditor.

PUBLICIDAD

Popular consultó a PwC sobre la necesidad o no de reformular las cuentas de 2016

Además, ha reconocido que el Popular consultó a PwC sobre la necesidad o no de reformular las cuentas de 2016 y que su respuesta fue que no era obligatorio ya que los ajustes no sobrepasaban los umbrales mínimos sobre resultados y patrimonio neto establecidos para ello. De hecho, Emilio Saracho evitó firmar una reformulación de cuentas pese a que las pérdidas se incrementaron.

Al respecto, Sánchez ha añadido que la responsabilidad y la decisión final en materia contable corresponde a los administradores y no a la auditoría, a la que ha definido como “una fotografía” de mucha utilidad “pero en base a la cual no pueden tomarse decisiones“.

Sobre la sanción del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) por dos infracciones graves en los trabajos de las cuentas anuales de 2012, se ha mostrado convencido de que la justicia dará la razón a la firma en tanto que se trata de “un tema formal” que no cuestiona la opinión sobre los estados.

También se ha pronunciado acerca del proceso de resolución del Popular, que en junio de 2017 se saldó con su venta al Santander, y en la que PwC fue “como un espectador” ya que “ni opinó ni hizo informes” al respecto, mientras que a título personal, ha atribuido la caída del banco a la “hemorragia” de depósitos.

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®