Usamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Más información.

El rescate del Popular hubiera costado 2.000 millones menos que el de Bankia

Luis de Guindos e Ignacio Goirigolzarri, exministro de Economía y exresponsable del Frob, y el presidente de Bankia, respectivamente. / EFE

El caso del Banco Popular sigue abierto, muy abierto. Su rescate, según el informe de Deloitte que dio pie a su resolución a cero euros hubiera costado entre 11.800 y 20.600 millones, es decir, que en el peor de los escenarios hubieran sido 2.000 millones menos que en el rescate de Bankia. Eso, si, según el Frob, s ehizo por el interés general.

PUBLICIDAD

El Banco Popular tenía un agujero de entre 11.800 millones de euros en el mejor escenario y 20.600 millones en el peor, antes de su resolución y venta al Banco Santander, según revelan partes del informe de valoración de la entidad hecho por la consultora Deloitte. Esta misma consultora valoraba al Popular en el mejor de los escenarios en 1.300 millones de euros.

Todo ello no fue tenido en cuenta por la JUR que resolvió el caso en la madrigada del 7 de junio basándose en un informe eleborado por Deloitte en 12 días.
El Frob, por boca de su presidente, Jaime Ponce, ha aludido hoy al ‘interés general’ para justificar esta drástica medida que dejó en una madrugada sin inversión alguna a 350.000 accionistas y bonistas del Popular sin que antes recibieran ninguna advertencia ni por parte del Banco de España ni de la CNMV ni del Gobierno, que lejos de advertir del peligro invitaba a comprar acciones destacando su solvencia el propio ministro de Economía, Luis de Guindos.
Ese mismo rasero del ‘interés general’ no se aplicó en el rescate a la banca, que ha costado al contibuyente español cerca de 60.000 millones de euros, de los que no se ha devuelto ni el 15%.

Banco Popular vs Bankia

Si las comparaciones son odiosas, en el caso del Banco Popular y de Bankia lo son aún más. Los accionistas minoritarios de Bankia que fueron a la OPV han recuperado su inversión y el banco sigue activo tras la inyección pública de miles de milones de eruos. Bankia recibió en ayudas públicas 22.424 millones de euros a los que hay que sumar otros 1.645 millones de BMN. En total, suman 24.069 millones.

La cantidad devuelta vía dividendo asciende, tras el próximo pago, a 2.863 millones de euros a los que hay que sumar los otros 800 millones conseguidos por el FROB con la venta del 7% a finales del año pasado. BMN, por su parte, no ha devuelto ni un sólo euro, por lo que aún se le adeuda a los contribuyentes españoles 20.376 millones de euros. Teniendo en cuenta ese pago anual de dividendos, Bankia tardará casi 100 años en devolver el resto de las ayudas públicas que aún debe.

Lo más curioso de estos dos casos es que rescatar al Popular en el peor de los escenarios hubiera costado 20.600 millones, es decir casi 2.000 millones menos que en el rescate de Bankia, mientras que en el mejor, 11.800 millones, hubiera costado la mitad.
Por eso, los accionistas del Banco Popular tienen todo el derecho del mundo a plantearse si todos los inversores son iguales ante las distintas decisiones administrativas que se toman desde altas instancias, ya sean en el contexto europeo, como el BCe y su Junta Única de Resolución, en el Banco de España, en la CNMV o en el Ministerio de Economía de Luis de Guindos al que está sometido el Frob que ahora incluso ve con buenos ojos retrasar la reprivatización total de Bankia más allá de 2019.
PUBLICIDAD