José Luis Ábalos, ministro de Fomento: ‘Ya no hay que construir tanto’

José Luis Ábalos, ministro de Fomento: ‘Ya no hay que construir tanto’La ministra de Hacienda, Maria Jesus Montero; la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá; y el ministro de Fomento, José Luis Ábalos,i-d., durante la rueda de prensa posterior a un Consejo de Ministros. EFE/Zipi

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha puesto de relieve este miércoles que España necesita un nuevo modelo para las inversiones en infraestructuras de movilidad «con menos hormigón y más gestión de datos».

PUBLICIDAD

Ábalos ha señalado, durante una jornada sobre el futuro del transporte urbano organizado por Prisa, que el modelo sobre infraestructuras en España basado en la construcción «muestra síntomas de agotamiento» y ha opinado que «ya no hay que construir tanto».

El ministro ha estimado que es necesaria una nueva agenda «desde el consenso» sobre las infraestructuras y la movilidad.

Ha subrayado la importancia de una «adecuada conservación» de las infraestructuras existentes «para que no pierdan valor», la mayor inversión hacia la movilidad sostenible, segura e inclusiva, así como una nueva gestión de datos basada en el 5G, 3D o la inteligencia artificial.

PUBLICIDAD

Ábalos ha admitido que «todavía» hay que construir corredores estratégicos y nuevas infraestructuras, pero ha reiterado el tránsito hacía un modelo de movilidad sostenible, seguro y digital.

Ha destacado la «nueva orientación» que deben tomar las inversiones en infraestructuras «para que garanticen la igualdad de acceso a los servicios en territorios más frágiles y con menos recursos».

En ese sentido, ha recordado que este mismo mes Fomento va a licitar la compra de trenes de gran capacidad para los servicios de Cercanías.

Para el ministro, el nuevo modelo expuesto «requiere una nueva forma» de hacer política y ha considerado «necesario» alcanzar un nivel estable de inversión púbica «sin las bruscas oscilaciones del pasado».

PUBLICIDAD

También ha puesto el acento en la coordinación de nuevos esquemas de financiación con socios europeos, una planificación más rigurosa y completa, así como una evaluación constante y moderna de la eficacia del gasto.