Deoleo, ante situación ‘insostenible’, según Moody’s

Deoleo, ante situación ‘insostenible’, según Moody’s

La agencia Moody’s ha rebajado hoy la calificación de la aceitera española Deoleo en tres escalones, de «Caa1» a «Ca», sólo un peldaño por encima de la nota reservada para las empresas en «default» o suspensión de pagos, y ha considerado que su estructura de capital actual es «insostenible».

PUBLICIDAD

«Esta decisión refleja la probabilidad cada vez mayor de que Deoleo necesite reestructurar su deuda o pedir una extensión de sus vencimientos, lo que provocaría pérdidas para sus acreedores financieros», han apuntado Moody’s en su análisis.

La empresa -dueña de marcas como Bertolli, Carbonell, Carapelli, Hojiblanca o Koipe- se encuentra en quiebra técnica desde febrero de 2018, cuando hizo público que cerró el ejercicio 2018 con pérdidas de 291 millones de euros tras ajustar a la baja el valor de sus activos.

Deoleo prevé celebrar una junta de accionistas el próximo 3 de junio, y en el orden del día figura una reducción de capital que permitiría a la compañía recuperar el equilibrio patrimonial.

PUBLICIDAD

Desde Moody’s han detallado que, además de rebajar la nota de Deoleo, la sitúan en «perspectiva negativa».

La agencia de calificación de riesgo ha recordado que los resultados de la firma comenzaron a bajar ya en 2014 y ha incidido en que su ratio deuda-Ebitda es igualmente «insostenible».

En opinión de sus analistas, la lenta recuperación de su Ebitda hace pensar en que es muy probable que durante los próximos 12-18 meses necesite de una reestructuración, lo que iría en perjuicio de los acreedores.

La nota «Ca», de hecho, estima que la recuperación para estos acreedores financieros oscilará «entre el 35 y el 65 %» de sus inversiones, han precisado.

PUBLICIDAD

«La empresa ha iniciado una revisión de sus operaciones de los últimos tres años y está aumentando sus inversiones en marcas premium para recuperar rentabilidad. Sin embargo, Deoleo todavía afronta difíciles condiciones comerciales en dos mercados clave como Italia y Estados Unidos como consecuencia de menores volúmenes -de ventas- y una fuerte competencia en precio», añade el comunicado.

Desde Moody’s han insistido en que esta estrategia de centrar sus esfuerzos en campañas de publicidad para poder competir en calidad y no en precio requerirá «tiempo para dar fruto», y sus estimaciones apuntan a que la aceitera tendrá problemas en el próximo año para generar liquidez.