Almaraz entra en la guerra contra las nucleares en plena polémica por Garoña

Almaraz entra en la guerra contra las nucleares en plena polémica por GaroñaCentral nuclear de Almaraz
Empresas
  • Banca
  • Construcción
  • Consumo
  • Energía
  • Industria
  • Inmobiliaria
  • Motor
  • Seguros
  • Telecomunicaciones
  • Transporte
  • Turismo
  • Endesa, Iberdrola y Gas Natural Fenosa solicitan una prórroga de 20 años para la central nuclear de Almaraz, cuya vida útil expira en 2020. Las eléctricas ya han iniciado los trámites.

    PUBLICIDAD

    Almaraz I y II están controladas por Iberdrola en un 52,7%, mientras que Endesa ostenta el 36% y Gas Natural un 11,3%. Esta central nuclear sí es muy rentable para las eléctricas, ya que produce el 20% de la energía de España, con dos reactores y cuya licencia expira en junio de 2020. Para iniciar los trámites de renovación de Almaraz I, las eléctricas tienen que presentar la documentación tres años antes, es decir, como muy tarde en junio de este mismo 2017. Almaraz II expira en 2023.

    De esta forma, se juntará esta petición con la decisión que finalmente adopte el Ministerio de Energía, dirigido por Álvaro Nadal, sobre la central de Santa María de Garoña, donde Iberdrola ya ha asegurado que no es viable económicamente, mientras que Endesa no se ha pronunciado al respecto. Cabe recordar que Iberdrola, que participa en Nuclenor, dueña de Garoña, al 50% con la eléctrica presidida por Borja Prado.

    Las nuevas condiciones de la prórroga podrían incluir una cláusula millonaria en favor de las eléctricas

    En este sentido, Iberdrola, aún teniendo una hipotética negativa de Endesa para prorrogar la vida útil de Almaraz, no tendría oposición para iniciar los trámites, ya que tendría un posición mayoritaria. Asimismo, los grupos ecologistas y partidos contrarios a la prolongar la vida útil de las centrales nucleares de España han dado la alerta sobre la posible inclusión de cláusulas de responsabilidad al Estado dentro del pliego de condiciones.

    PUBLICIDAD

    Y es que, en la prórroga de la cesión se podría incluir una cláusula que estipule una millonaria indemnización del Estado a las eléctricas en el caso de que finalmente otro gobierno cierre la central. Este es el caballo de troya principal que apuntan distintas opiniones vertidas hasta ahora. Si se concede más vida a Garoña, una de las centrales nucleares más viejas del mundo, se tendrán que conceder al resto del parque nuclear de España.

    Estas cláusulas no son nuevas y otros países ya han tenido que hacer frente a millonarias indemnizaciones. De hecho, ya ocurre en países como Alemania y Francia, cuyos Gobiernos han tenido que indemnizar de forma adecuada a las eléctricas por desenchufar antes de tiempo las centrales nucleares. Un apagón que tiene doble sentido para las eléctricas, por un lado encarece el recibo de la luz y por el otro reciben el dinero del contribuyente por la indemnización.

    En Francia, por el cierre de Fessenheim, la central más vieja del país, la eléctrica EDF recibió 500 millones de euros, y eso que solo es 11 años más vieja que Garoña.

    PUBLICIDAD

    Comenta

    Notificar de
    avatar
    wpDiscuz
    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®