La cátedra BP echa de menos la propuesta fiscal en la Ley de Cambio Climático

La cátedra BP echa de menos la propuesta fiscal en la Ley de Cambio ClimáticoLa ministra de Educación y Portavoz, Isabel Celaá y la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros donde anunciaron Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC). EFE/Javier Lizón

El director de la Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad, Pedro Linares, considera que en el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética debería haber una señal de precio del CO2, pues es importante que haya una propuesta de fiscalidad coherente con los objetivos fijados.

PUBLICIDAD

Durante la presentación este jueves de la duodécima edición del Observatorio de Energía y Sostenibilidad de la Cátedra BP, Linares ha indicado que también es fundamental que haya un comité o sistema de supervisión de la ley que se sitúe por encima de «batallas políticas».

Pedro Linares, que formó parte de la Comisión de Expertos sobre Transición Energética que hace un año presentó su informe al gobierno, al frente del cual entonces estaba el PP, ha apuntado que todo el debate sobre impuestos al diésel o una fiscalidad que grave por contaminar ha desaparecido con la llegada de las elecciones.

Por motivos como éste, opina que sería importante que hubiera un organismo de supervisión que dé señales a largo plazo.

PUBLICIDAD

Asimismo, ha indicado que el anteproyecto de ley que ha aprobado el actual Gobierno ya en 2019 no incluye la economía circular, que es un «elemento absolutamente fundamental», y ha añadido que o se empieza a trabajar ya en ello, o España llegará tarde.

También se ha referido al Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), del que ha dicho que tiene unos objetivos muy ambiciosos, pero que requieren ser acompañados de medidas «potentes».

En este sentido, ha señalado que o el Plan se acompaña de una política industrial y de innovación «muy potente», o no se lograrán los beneficios económicos que puede aparejar para España la transición energética ni aprovechar las oportunidades que se abren con ella.

No obstante, ha valorado que en 2018 y en el comienzo de 2019 haya habido un cambio de tendencia y que los elementos de sostenibilidad hayan empezado a tener «peso político».

PUBLICIDAD

Respecto al informe que elaboró la comisión de expertos de la que formó parte, ha manifestado que lo más importante no fueron los distintos escenarios que planteó para la transición energética, sino «el mensaje de consenso casi universal» que mandó sobre la transformación económica y energética que tiene que hacer el país.

También se ha referido al real decreto-ley de medidas urgentes para la transición energética y la protección a los consumidores, aprobado ya por el Ejecutivo socialista, que introdujo avances en la lucha contra la pobreza energética y eliminó temporalmente impuestos para abaratar la factura de la luz, como el de generación eléctrica.

En este sentido, ha dicho que es importante reflexionar sobre los elementos a tener en cuenta para lograr una energía competitiva «y a partir de ahí, calcular las tarifas, no fijarlas».

Linares ha recordado que este año se ha terminado de regular el autoconsumo, pero aunque el planteamiento general es que es algo deseable, debería haber «señales económicas correctas», pues están ocultas dentro de la tarifa y el ahorro por el que ahora puede haber gente que se lance al autoconsumo, puede no serlo tanto si cambian las tarifas.

No obstante, ha considerado que todo este marco legal, en el que también están las estrategias de Transición Justa y Pobreza Energética, es positivo porque permite ir avanzando, pero es importante que «aterrice en cambios concretos».