La luz sigue siendo un negocio redondo: Iberdrola eleva sus previsiones de resultados y dividendo para 2019

La luz sigue siendo un negocio redondo: Iberdrola eleva sus previsiones de resultados y dividendo para 2019El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán ./ EFE

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, tras ganar 963,9 millones de euros en el primer trimestre del año, un 15% más que el año pasado, eleva sus previsiones de resultados y dividendo para 2019.

PUBLICIDAD

Si la luz, un bien de primera necesidad para todos los ciudadanos, fue un negocio redondo, aunque esté en un mercado regulado, para Iberdrola en 2018, con unos beneficios de más de 3.000 millones de euros, no lo será menos en este ejercicio. Iberdrola ha elevado sus previsiones de resultados y de dividendo para 2019 situándolo en ‘high single digit’ (algo menos del 10 %) por el aumento de tarifas en Brasil, la aceleración de la construcción de un ciclo combinado en México que entrará este año en funcionamiento y a sus planes de eficiencia.

Durante la presentación de los resultados del primer trimestre de 2019 a los analistas, Sánchez Galán explicaba así la mejora de las guías de los resultados netos previstos por la compañía para 2019, que pasan de ‘mid single digit’ (en torno al 5 %) a ‘high single digit’.

Galán, que ha dicho que la compañía llevará a cabo planes de eficiencia en todos los países donde está implantada, también se ha referido a la suspensión del impuesto a la generación eléctrica del 7 % en España, que volvió a entrar en vigor el 1 de abril y que ha tenido un impacto sobre los tributos a pagar en el primer trimestre de 2019 de entre 40 y 50 millones de euros.

PUBLICIDAD

Respecto a la menor producción hidroeléctrica en el trimestre, ha señalado que ha sido un 23 % inferior a la del año anterior en España y ha obligado a la energética a producir más con otras tecnologías, como nucleares y ciclos combinados.

Ha añadido que se depende absolutamente del último trimestre del año, pues en el segundo y el tercero no suele llover tanto.

No obstante, ha afirmado que el grupo tiene cobertura en términos de producción, gracias a las nuevas instalaciones que está construyendo en todo el mundo y con cuya puesta en servicio se podrá aumentar la producción en 20 teravatios hora (TWh), casi diez veces más que la energía que Iberdrola ha dejado de producir en el primer trimestre.

Respecto a la región de Iberia, ha explicado que se pondrán en marcha 3 gigavatios (GW) para 2022 y aproximadamente un gigavatio está ya bajo construcción, al que se unirá otro proyecto que se va a iniciar en próximos meses. 

PUBLICIDAD

Resultados desorbitados en el primer trimestre

Iberdrola obtuvo un beneficio neto de 963,9 millones de euros en el primer trimestre del año, un 15 % más que en el mismo periodo de 2018, impulsado por el aumento de la demanda, el incremento de la producción eólica marina y el buen comportamiento del negocio de generación y clientes en España.

Según ha comunicado este jueves la eléctrica a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el resultado bruto de explotación (ebitda) ascendió a 2.599,4 millones de euros, lo que supone un incremento del 11,9 %, con mejoras en todos los negocios.

El resultado se vio influido de forma positiva por las mejoras tarifarias en Brasil junto con las eficiencias logradas y el aumento de la demanda, el incremento de la producción eólica marina gracias a la contribución del parque Wikinger este año el primer trimestre completo, la mayor capacidad instalada en México y el buen comportamiento del negocio de generación y clientes en España.

Sin embargo, pesaron en contra el descenso de la producción en Reino Unido por la venta de activos de generación convencionales y la entrada en vigor en ese país de precios máximos sobre determinadas tarifas de electricidad y gas.

Los ingresos de la compañía repuntaron un 8,5 % hasta marzo, hasta situarse en 10.138,9 millones de euros, y el margen bruto mejoró un 7,8 %, hasta alcanzar los 4.323,1 millones, en el trimestre.

Por su parte, el resultado neto de explotación (ebit) se situó en 1.632,2 millones de euros, un 17,7 % más que en el mismo periodo del año anterior.

El negocio de Redes, que mejoró en todas las geografía, generó un ebitda de 1.318,4 millones de euros, un 9,9 % más, mientras que el de Renovables se situó en 683,6 millones de euros, un 13,3 % más, gracias a Reino Unido, Brasil y México, y la aportación de la eólica marina, que compensaron la menor producción en España y Estados Unidos.

En el caso del negocio de Generación y Clientes, el ebitda creció un 19,2 % y alcanzó lo 600,5 millones de euros, apoyado fundamentalmente en el comportamiento de España y México, que compensaron el descenso del 66,2 % que ha habido en Reino Unido por la venta de los activos de generación térmica a finales de 2018 y la entrada en vigor en enero de precios máximos sobre determinadas tarifas de electricidad y gas.

Por otra parte, Iberdrola, dentro de las desinversiones que lleva a cabo, alcanzó en el primer trimestre del año un acuerdo con Lyntia Networks para la cesión a largo plazo del derecho de uso de su capacidad excedentaria de fibra óptica, por una contraprestación de 260 millones de euros, que no tiene todavía impacto en los resultados de los primeros tres meses de 2019.

El presidente del grupo, Ignacio Galán, ha afirmado que «estos resultados, unidos a la evolución de nuestras diferentes iniciativas de crecimiento, reafirman nuestra positiva perspectiva para todo el año 2019», para el que la compañía ha mejorado la estimación de su resultado y de su dividendo a final de año hasta alcanzar un crecimiento que se situaría en la parte media de la primera decena.

La eléctrica, que en los últimos doce meses ha invertido más de 5.300 millones de euros, destinó 1.200 millones a inversiones durante el primer trimestre de 2019, de los que un 87 % se han destinado a redes y renovables.

La deuda financiera neta ajustada se situó en 35.559 millones de euros al finalizar el trimestre, 2.428 millones de euros más que en el mismo periodo de 2018, principalmente por la implementación de la norma contable IFRS 16 (408 millones) -que obliga a incluir en balance todos los alquileres de contratos de más de un año y superiores a 5.000 euros-, el tipo de cambio (969 millones) y el proceso inversor que está llevando a cabo la compañía.