Reynés cumple un año como presidente de Naturgy

Reynés cumple un año como presidente de NaturgyEl presidente de Naturgy, la antigua Gas Natural Fenosa, Francisco Reynés.

Francisco Reynés cumple este miércoles un año como presidente de Naturgy, una responsabilidad a la que llegó tras ser consejero delegado de Abertis entre 2010 y 2018.

PUBLICIDAD

Reynés tomó el mando en la multinacional energética cuando la concesionaria de autopistas todavía estaba inmersa en una batalla de opas que enfrentaba a ACS con la compañía italiana Atlantia.

Su llegada a la compañía, entonces llamada Gas Natural Fenosa, cambió por completo la estructura directiva de la multinacional, ya que agrupó las figuras de presidente, ejercida por Isidro Fainé, y de consejero delegado, en manos de Rafael Villaseca.

Tras analizar durante unos meses el funcionamiento de la gasista, Reynés redujo a doce miembros el tamaño del consejo de administración, suprimió la comisión ejecutiva y recortó también el número de áreas de negocio, para simplificar la estructura y hacerlas más autónomas.

PUBLICIDAD

Además de estos cambios de orden interno, Reynés anunció en la Junta General de Accionistas del 27 de junio de 2018 que la compañía se pasaría a llamar Naturgy, con el fin de buscar una denominación más corta e internacional, y para dejar claro al mismo tiempo que no era solo una compañía gasista, sino una energética.

El primer año de Reynés al frente de Naturgy ha estado marcado por la presentación del plan estratégico hasta 2022.

Naturgy anunció el 28 de junio de 2018 que elevaría un 30 % el dividendo ya en 2018, y hasta un 59 % en 2022, un factor que ha contribuido a impulsar a Naturgy en bolsa desde entonces.

Reynés avanzó también entonces que llevaría a cabo una amplia depreciación de una serie de activos de generación de electricidad, como las centrales nucleares, las de carbón o las de ciclo combinado.

PUBLICIDAD

Esa depreciación, por valor de 4.851 millones, ha provocado que la compañía cerrara 2018 con unas pérdidas por valor de 2.822 millones, frente a las ganancias de 1.360 millones de 2017, pero ha permitido a Naturgy encarar una nueva etapa con el valor de dichos activos ya ajustado.

Por otra parte, a mediados de enero, Naturgy solicitó al Gobierno el cierre de las centrales térmicas de carbón de Meirama (A Coruña), Narcea (Asturias) y La Robla (León), unas instalaciones que deben estar paradas en junio de 2020, y en paralelo la multinacional está reforzándose en renovables, tanto en España como en el extranjero.

Naturgy tiene como principales accionistas a CriteriaCaixa, con un 25,5 %, al fondo GIP, con un 20 %, y al fondo de capital riesgo CVC, de la mano de Corporación Alba, con otro 20 %, mientras que la argelina Sonatrach controla un 4 %.