Despidos, pérdidas, caída de la acción…las claves del mal arranque de Siemens-Gamesa

El consejero delegado de Siemens Gamesa, Markus Tacke, ha dicho hoy que esperaba un “inicio mejor” para el grupo resultante de la fusión entre Gamesa y la división eólica de Siemens, y ha apuntado que los comienzos “han sido muy duros”.

PUBLICIDAD

En un encuentro con la prensa, Tacke ha analizado la fusión, que se hizo efectiva a primeros de abril, y ha asegurado que se han enfrentado a “muchas dificultades”, entre ellas el cierre del mercado indio, que era muy importante para Gamesa, y los problemas en el estadounidense.

El consejero delegado ha afirmado que no se arrepienten de la fusión porque “era lo que había que hacer y era el momento adecuado”. “Se podía haber hecho antes, pero no más tarde”, ha añadido.

Sobre los resultados del primer trimestre de su ejercicio fiscal, Tacke ha señalado, que pese a las pérdidas de 35 millones de euros y a la caída de las ventas, los pedidos repuntaron un 29 %, hasta los 2,8 gigavatios (GW).

PUBLICIDAD

El consejero delegado ha recordado que Siemens Gamesa presentará su plan estratégico la próxima semana.

En cuanto a la caída de las acciones desde la fusión, Tacke ha dicho que “son días complicados para la industria en general”, aunque ahora se están “tomando las medidas adecuadas”.

El director de Desarrollo Corporativo, Estrategia e Integración de Siemens Gamesa, David Mesonero, ha reconocido que no la empresa no está contenta con el precio de la acción y aspira “a más”.

Relaciones con Iberdrola

En cuanto al descontento manifestado por Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola -que tienen una participación del 8 % en Siemens Gamesa-, Tacke ha dicho que “hay que tener a los accionistas contentos” y ha señalado que en la actualidad todos están alineados con los intereses de la compañía y quieren que “la empresa sea rentable”.

PUBLICIDAD

Sobre la decisión de Iberdrola de adjudicar a Vestas 2.190 megavatios (MW) del contrato de mantenimiento de parques eólicos en la península y a Siemens Gamesa sólo 1.265 MW, Tacke ha explicado que no les alegra haber perdido parte de ese contrato, pero ha admitido que las compañías, aunque sean accionistas, toman las decisiones que “tienen que tomar”.

“Nosotros las respetamos, aunque no nos gusten”, ha subrayado.

David Mesonero ha dicho que, a pesar de ello, confían en que la relación seguirá siendo buena con Iberdrola, que en la gran mayoría de sus parques cuenta tecnología de Siemens Gamesa.

Tacke ha dicho que en el proceso de integración no se quiso imponer a un equipo sobre otro, sino tener a los mejores. Respecto a los cambios acometidos, ha dicho que siempre hay gente que quiere salir de una compañía tras una fusión.

Despidos

El consejero delegado de Siemens Gamesa, Markus Tacke, ha dicho también que, aunque el plan de reestructuración de la plantilla en España “se ha ejecutado de forma justa y razonable”, aunque reconoce que “no lo hemos hecho todo bien desde el principio” y que “había mucho ruido y rumores”.

En un encuentro con la prensa, Tacke ha señalado que el plan de salidas voluntarias que la empresa ha acordado con los sindicatos se ha ejecutado “de forma justa y razonable”.

Ha recordado sobre la reestructuración de Siemens Gamesa que ha afectado a 6.000 trabajadores en 24 países, que la dirección se siente “cómoda” con la cifra de 250 personas que se han acogido al plan de salidas voluntarias.

El consejero delegado de Siemens Gamesa ha explicado que el cierre de la fábrica de palas eólicas de Miranda de Ebro (Burgos), con 134 trabajadores, no ha coincidido en el tiempo con el plan de reestructuración porque es un “caso diferente”.

En este sentido, ha recordado que esa planta se construyó hace muchos años y que allí se fabrican palas de aerogeneradores de 20 metros, muy lejos de las de 60 metros o más que las que se hacen ahora y que tienen salida comercial.

Palas de dimensiones como las que se fabrican en Miranda de Ebro hoy sólo podrían ir a mercados de África o a Egipto, y ha incidido en que la planta de la localidad burgalesa no puede ser adaptada para que se construyan otras de mayor tamaño.

También ha dicho que a los trabajadores de esa fábrica se les ha ofrecido puestos de trabajo en su misma provincia y en la región, o trasladarse a otras fábricas.

Preguntado si podría haber nuevas reducciones de plantilla en Siemens Gamesa, ha reiterado que la empresa está cómoda con el resultado de reestructuración en España y que, aunque el tipo de negocio se adapta al volumen de pedidos “de forma natural”, eso no quiere decir que vaya a haber próximamente más recortes de empleos.