El acuerdo de Cemex con Reyes Maroto: 300 empleos fijos por 45 de baja cualificación

El acuerdo de Cemex con Reyes Maroto: 300 empleos fijos por 45 de baja cualificaciónLa ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto (c), junto al consejero de Empleo, Empresa y Comercio en funciones de la Junta de Andalucía, Javier Carnero (i), y el secretario consejero de Cemex, Ángel Galán, estrechan las manos tras la firma de un acuerdo que los sindicatos calificaron de papel mojado. EFE / Carlos Barba

Se hiceron la foto, pero poco más. Hoy el comité de empresa de la planta de Cemex en Gádor (Almería) ha asegurado que la empresa pretende cambiar 300 puestos fijos ocupados por un personal de alta cualificación por 34 de baja cualificación, según el acuerdo de indistrialización firmado con Reyes Maroto y la Junta de Andalucia de Susana Díaz.

PUBLICIDAD

Así ha valorado en un comunicado la declaración conjunta de reindustrialización firmada la semana pasada por la compañía mexicana, el Gobierno central y la Junta de Andalucía.

El comité sostiene que los seis proyectos anunciados tras la firma de la declaración conllevan puestos “mal remunerados, contratados como autónomos, eventuales o dentro de empresas subcontratadas” y añade que esta “generosidad” de Cemex supone una reducción en la oferta laboral que conlleva una “pérdida adquisitiva cercana al millón de euros mensuales en salarios, con el impacto en la economía local consiguiente”.

Los trabajadores han manifestado que Cemex pretende recolocar a la plantilla en “puestos de menor exigencia” y “lejos” de su tierra para “explotarla levantando las otras plantas (…) medio obsoletas” por la “falta de inversiones y el maltrato a su personal”.

PUBLICIDAD

De esta forma, han censurado el “alto nivel de desconocimiento y ausencia de reconocimiento” a la plantilla por parte de Cemex, añadiendo que ha sido por estos trabajadores que la planta de Gádor ha podido seguir operativa a “pesar de la dura competencia” contra la que ha tenido que luchar.

Además, han reclamado que si la empresa “no sabe sacar rendimiento” a “tanto talento y experiencia”, venda la fábrica y sus canteras a “otros que están manifestando interés en hacerse con este recurso infravalorado”.