Los sindicatos mantienen su rechazo a ratificar la venta de Alcoa a Parter

Los sindicatos mantienen su rechazo a ratificar la venta de Alcoa a Parter

Los representantes sindicales de Alcoa se han levantado este lunes de la mesa de negociación sobre la venta de las fábricas de Avilés y A Coruña ante la insistencia de la multinacional del aluminio de que la plantilla de trabajadores ratifique el preacuerdo alcanzado con el fondo suizo Parter.

PUBLICIDAD

Según han indicado a Efe fuentes sindicales, Alcoa volvió a proponer que la parte social ratificara el preacuerdo algo a lo se han negado, entre otras razones, por desconocer los pormenores del proyecto inversor.

«Quieren que firmemos para que les lavemos la cara y ante esa postura nosotros nos levantamos de la mesa y se acabó la reunión», han señalado las mismas fuentes, que hablan de «intento de chantaje» ya que la empresa amenazó con ejecutar el plan social que pesa sobre las dos fábricas de no acceder a ese requerimiento.

Las mismas fuentes han señalado que han trasladado a la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, -que ha estado presente al principio del encuentro- sus reproches por la manera de conducir este proceso al entender que el Gobierno no lo estaba liderando como debería.

PUBLICIDAD

Posteriormente, Alcoa y el fondo Parter han alcanzado -«de forma unilateral», según los sindicatos- un principio de acuerdo que puede concretarse esta semana para la venta de las factorías que contempla seguir trabajando hasta el 31 de julio para establecer las garantías de lata operación.

Además de representantes de Parter y de la propia Alcoa, a la reunión han acudido representantes del Ministerio de Trabajo y de los gobiernos de Galicia y Asturias.

Después de que Alcoa paralizara temporalmente la venta al considerar que el comprador no cumplía con las garantías financieras requeridas, el grupo estadounidense de aluminio exigió a Parter «garantías financieras que aporten mayor liquidez», y que supondrían unos 30 millones de dólares (unos 26,7 millones de euros).

Parter había garantizado 250 trabajadores en cada una de las fábricas -frente a los 317 con que cuenta la planta avilesina y los 369 de la coruñesa-, cantidad que podría incrementarse en caso de que arranquen las series de electrólisis. 

PUBLICIDAD