¿Es burbuja o no es burbuja? El precio de la vivienda sube a mayor ritmo que el presupuesto de los compradores

¿Es burbuja o no es burbuja? El precio de la vivienda sube a mayor ritmo que el presupuesto de los compradoresLa vivienda es un bien de primera necesidad que se vuelve de lujo cuando la economía crece.

Los precios de la vivienda, así como los del alquiler, sube a mayor ritmo que la capacidad presupuestaria de los compradores o inquilinos. Todos los implicados, desde el Gobierno a la banca o inmobiliarias, se niega que se estè formando una burbuja inmobiliaria pero esta situación fue uno de los detonantes del pinchazo de la burbuja inmobiliaria en el año 2008.

PUBLICIDAD

El porcentaje de jóvenes que busca una vivienda se estabiliza mientras el precio de la vivienda crece a un ritmo mayor que el presupuesto dedicado a su compra respecto a 2018, según el informe «El perfil del comprador de vivienda 2019» realizado por Planner Exhibitions y ST Sociedad de Tasación.

El informe, realizado a los visitantes del último Salón Inmobiliario (SIMA), ha confirmado el estancamiento del presupuesto de los compradores ante el repunte de los precios, la financiación como estrategia ante esta subida o el aumento del plazo de decisión a la hora de comprar una vivienda.

Según el director general de Planner Exhibitions, Eloy Bohúa, por tramos de edad, el porcentaje de jóvenes entre 25 y 35 años que desea comprar una vivienda en 2019 «parece haberse estabilizado» en torno a un tercio del total de los demandantes.

PUBLICIDAD

El consejero delegado de ST Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno, ha señalado la precariedad de empleo y salarios en España como una de las razones que dificultan el acceso a la vivienda para los jóvenes entre 25 y 35 años, ya que en las ciudades «donde hay trabajo es donde más crece el precio de vivienda».

Fernández-Aceytuno ha denunciado que el problema de acceso a la vivienda no puede ser «exclusivamente del sector», «va más allá del mercado inmobiliario, es un problema sociolaboral».

En 2019, el cambio de alquiler a propiedad se consolida como la principal razón para adquirir una vivienda (34,7 %), seguida de mejorar la vivienda actual (32,2 %) y formar un nuevo hogar (20,7 %).

El informe ha revelado que se mantiene el porcentaje de personas que llevan buscando una vivienda activamente menos de seis meses (46,1 %) y aumenta el porcentaje de aquellos que la llevan buscando entre seis meses y un año (de 27,6 % en 2018 a 31 % en 2019), siendo entre uno y dos años el período más frecuente para encontrar vivienda.

PUBLICIDAD

El plazo de decisión de compra también disminuye respecto al año anterior influido por la expectativa de un ajuste de su valor, pasando de un 74,9 % en 2018 de personas que preveían adquirir una vivienda a un año vista a un 67,3 % en 2019, y se incrementa la incertidumbre (de un 5,9 % a un 9,7 %).

En cuanto al presupuesto de compra, parece haber tocado techo según los expertos, rompiendo con la tendencia alcista de los últimos años, con una mayoría (51,1 %) que declara tener un presupuesto entre 150.000 y 300.000 euros.

Por otra parte, el informe revela una tendencia «clara» en cuanto a la financiación, que se manifiesta en que la mayoría de los encuestados tiene previsto contratar un préstamo de hasta 210.000 euros (66,4 %), que mayoritariamente será en forma de hipoteca de interés fijo (42,4 %).

Fernández-Aceytuno ha explicado que el mercado inmobiliario «no está ni se le espera» con la nueva ley de crédito hipotecario que «endurece las condiciones» y reduce la transparencia en los procesos.

El estudio también ha profundizado en el impacto que tendrá este «esfuerzo financiero» para comprar una vivienda en el consumo cotidiano, revelando que para el 53,5 % de los encuestados supondrá dedicar entre el 30 y el 50 % de sus ingresos.