La inmobiliaria Realia asegura que la situación en Cataluña puede dañar sus cuentas

La inmobiliaria Realia asegura que la situación en Cataluña puede dañar sus cuentasQuim Torra y Pedro Sánchez en su reunión en la Moncloa. | EFE

La inmobiliaria Realia, controlada por el mexicano Carlos Slim, reconoce que no tiene acordado el pago de dividendo, que dejó de abonar con cargo a los resultados de 2008, y ha alertado de que la situación en Cataluña está afectando a la economía y puede tener un impacto en los negocios de la sociedad.

PUBLICIDAD

En el folleto de la ampliación de capital por 149 millones que ha anunciado la compañía, Realia sostiene que la situación política de Cataluña ha afectado negativamente a la economía catalana y a la española en general, y puede seguir haciéndolo en el futuro, incluso de una manera más aguda si la situación no se corrige.

Esta incertidumbre, indica la inmobiliaria, puede tener un efecto negativo en el desarrollo de los negocios de la sociedad, afectando tanto a la demanda de espacios en alquiler como a la de viviendas.

En consecuencia, Realia reconoce que cualquier cambio desfavorable en las condiciones políticas o económicas generales de España, o en la demanda de vivienda o de inmuebles comerciales para alquiler, podría afectar a su negocio.

PUBLICIDAD

De hecho, la totalidad del negocio patrimonial de Realia está situado en España, al igual que la actividad de promoción.

Además, aproximadamente un 11 % del valor de los activos de Realia está situado en Cataluña, 133 millones de euros en activos del negocio patrimonial, y 55 millones en promociones y suelo.

Junto a los riesgos de la economía española de carácter endógeno, la compañía destaca otros externos como el “brexit” o la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Por otro lado, Realia reconoce que no tiene una política de dividendos definida, ni ha acordado pagar ninguno después de que abonara el último con cargo a los resultados del ejercicio 2008.

PUBLICIDAD

Respecto a la situación del sector, la compañía indica que la competencia en el mercado inmobiliario puede traducirse en una sobreabundancia de inmuebles en alquiler, una caída de las rentas de alquiler, un exceso de oferta o una reducción de los precios de la vivienda, lo que puede afectar negativamente a las operaciones y a la situación financiera de Realia.

Además, destaca que desde 2014 hay una recuperación del mercado inmobiliario, sobre todo en determinadas zonas con demanda estable, y que el cambio de tendencia del empleo, la mejora de las condiciones de financiación o el interés de inversores extranjeros en el inmobiliario español pueden desembocar en una mejora en los mercados en los que Realia está presente, principalmente en el sector residencial en España, y en los segmentos de alquiler de oficinas y centros comerciales, también en España.

En el futuro, Realia no descarta una cierta concentración en el sector, lo que, añade, probablemente haría más difícil la subsistencia de empresas pequeñas. 

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®