Alemania obliga a Audi a revisar A6 y A7 de 3 litros por fraude en emisiones

Alemania obliga a Audi a revisar A6 y A7 de 3 litros por fraude en emisionesaudi
Empresas
  • Banca
  • Construcción
  • Consumo
  • Energía
  • Industria
  • Inmobiliaria
  • Inversión
  • Motor
  • Seguros
  • Telecomunicaciones
  • Transporte
  • Turismo
  • La Oficina Federal de Vehículos a Motor de Alemania también ha paralizado la venta de nuevos vehículos de este modelo de Audi por contar con un dispositivo ilegal para manipular las emisiones.
    Según el semanario “Der Spiegel” y la radio regional pública “BR”. El propio Ministerio de Transporte les ha explicado que la KBA comunicó este lunes a la filial del lujo del grupo automovilístico Volkswagen. A realizar una “llamada a talleres obligatoria de los vehículos comercializados en Alemania”.

    PUBLICIDAD

    Además, los concesionarios de Audi han recibido la orden de no vender ni entregar ningún nuevo vehículo de estos modelos. Una medida que seguirá vigente hasta que el fabricante actualice el programa informático de los motores afectados.

    “Se le ha encomendado al fabricante retirar estos dispositivos de los vehículos afectados”

    “Se le ha encomendado al fabricante retirar estos dispositivos de los vehículos afectados”. Aseguró a estos medios un portavoz del Ministerio de Transporte. Quien indicó que, debido a la presencia de este dispositivo ilegal, los turismos pueden producir “elevadas” emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx).

    La KBA anunció a principios de mayo que había abierto una investigación a este respecto. Audi reconoció “incidentes” que habían llevado a la detención temporal de la entrega de los vehículos fabricados a los concesionarios.

    PUBLICIDAD

    Según el semanario “Der Spiegel”, que avanzó la información, se trata de un nuevo “software”. Distinto al que ya se había descubierto en diferentes modelos diésel del grupo Volkswagen. Dentro del escándalo de la manipulación de emisiones que se destapó en 2015.

    La revista apunta que este “software” hace que un sistema de filtrado de las emisiones, denominado AdBlue. Dentro del catalizador SCR se desconecta con frecuencia, mucho más allá de lo que permite la legislación. Con lo que se aumenta la potencia del vehículo, pero a costa de que las emisiones superen los máximos legales.

    Audi ha vendido unas 60.000 unidades de estos dos modelos, de los que 33.000 se comercializaron en Alemania

    Audi ya se ha visto salpicado por el escándalo de las emisiones. Ya que el fabricante desarrolló varios motores diésel con “software” ilícitos que se utilizaron en modelos de otras marcas del grupo Volkswagen, como el Porsche Cayenne.

    PUBLICIDAD

    INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®