Santana-Motor, fundada en 1956 por Franco, cerrada en 2011 por el PSOE, comienza su desmantelamiento

Santana-Motor, fundada en 1956 por Franco, cerrada en 2011 por el PSOE, comienza su desmantelamiento

La empresa Surus Inversa ha comenzado el desmantelamiento de la emblemática fábrica de automóviles Santana Motor, un industria clave en la economía de Linares (Jaén), cinco meses después de que la Junta de Andalucía autorizara su extinción por liquidación y casi ocho años después de su cierre tras el fracaso industrial ideado por el equipo de Gobierno de la expresidenta socialista Susana Díaz.

PUBLICIDAD

Fundada en 1956 para la fabricación de maquinaria agrícola bajo la denominación de Metalurgíca Santa-Ana fue en 1961 cuando comenzó a fabricar los famosos Land Rover bajo licencia británica y contando en la compañía inglesa en su capital. Durante ese época, Santana fue motor de riqueza para toda la comarca de Linares y sus productos, cuyo emblema eran los 88 y 109, eran muy valorados tanto por los agricultores o ganaderos, como por industriales, Ejército y Guardia Civil.

La empresa función de forma brillante hasta que en 1989 la Land Rover británica, por problemas económicos, salió del capital de Santana Motor. Desde ese momento comenzó a fabricar sus propios modelos bajo la marca Santana Motor, como el Santana 2500, el más popular de todos ellos.

PUBLICIDAD

En 1985 logró una alianza con la japonesa Suzuki para fabricar pequelos TT, como el Samurái, Vitara y Jimny. En 1993, los japoneses controlaban el 83,75% del accionariado.

En 1995, la Junta de Andalucía, presidida entonces por el socialista Manuel Chaves, compra la empresa a Suzuki y desde ese año comienza su declive, con una caída de ventas imparable. De las ganancias de año anteriores se pasó a pérdidas y en el año 2001 ya registraba unos números rojos de más de 300 millones.

Para solventar esa crisis irremediable, con tremendos fallos de gestión, comenzó a fabricar una evolución del Land Rover denominada Santana Aníbal. Pone también a la venta, los modelos 300 y 350, una copia de los Suzuki Vitara, que se dejaron de fabricar en las instalaciones de la multinacional jiennense ese mismo año.

En 2006 alcanza un acuerdo de colaboración con la multinacional italiana Iveco (Fiat). En 2008 se lanzó el Massif, el antiguo Santana Aníbal, el Campagnola de tres puertas. Si triunfaban en el mercado, Iveco podría comprar Santana Motor hasta 2010.

PUBLICIDAD

Pero no fue así. Ante el fracaso, en julio de 2009, la Junta de Andalucía, a través de la Agencia IDEA (Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía) asumió el control de la gestión de la compañía Santana Motor, que puso fin a la producción del Suzuki Jimny, finalizando su relación con Suzuki.

Desaparecieron 36 millones de euros para reflotar la empresa

Se inicia así el camino hacia el cierre. El 16 de febrero de 2011, una votación realizada por los trabajadores de la empresa decidió la disolución de la compañía. Más tarde se descubriría, como parte de la investigación del caso ERE en Andalucía a finales de 2018, la desaparición por parte de la Junta de Andalucía de un préstamo de 36 millones de euros, destinados, en teoría, al reflote de la empresa financiando la fabricación del último de los modelos, elIveco Massif.3​

El acuerdo de no vender no vender los activos de la compañía, en concreto las líneas de producción, ha caído en saco roto, así como la idea de reanudar en un futuro la fabricación de vehículos. Se ha llegado a especular con la fabricación de nuevos vehículos eléctricos.

Pero de eso, nada. Surus Inversa, ha comenzado su desmantelamiento. Esta empresa, que realiza subastas por internet a través de Escrapalia.com, su portal de pujas industriales de referencia en España por volumen de transacciones, ofrece las líneas de producción, equipos, estructuras y otros materiales industriales de la automovilística Santana Motor.

Los interesados ya pueden pujar por equipos completos para el mantenimiento de vehículos y que los preparan para pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

En total se subastan 150 lotes, y dentro de estos equipos se pueden encontrar medidores de humos de combustión, elevadores hidráulicos, cabinas de pintura y robots automáticos para el colocado de lunas, pintura de carrocerías y también soldaduras.

El 21 de febrero será la subasta de los lotes correspondientes a soldadores y otros elementos industriales y el 28 febrero los de robots, además, se puede concertar una cita para verlos físicamente en una visita organizada.

Surus Inversa asume todo el riesgo al comprar todos los activos basándose en unos cálculos de coste y en unas estimaciones de retorno económico por la venta de todos los activos, en el que es un modelo comercial atípico en España.

A diferencia de un desmantelamiento y demolición convencional, Surus Inversa tiene la capacidad de comercializar y vender los excedentes y equipos de la planta directamente en mercados nacionales e internacionales, lo que hace que los activos y enseres de Santana Motor puedan tener una segunda vida a la vez que generan un valor.

Una vez que se retiren todos los equipos reutilizables se efectuará el desmantelamiento y desguace del resto de instalaciones mediante la segregación de los diferentes residuos que pudieran generarse.

En 2018 Surus Inversa ya se adentró en el sector del automóvil con el desmantelamiento de los tinglados 4 y 5 del puerto de Valencia, que permanecían ocupados por los boxes del antiguo circuito de la Fórmula 1. EFE