La subasta alemana de 5G, con Telefónica a la cabeza, supera los 5.300 millones de euros

La subasta alemana de 5G, con Telefónica a la cabeza, supera los 5.300 millones de eurosEl presidente ejecutivo de Telefónica S.A, José María Álvarez Pallete.- EFE /Rodrigo Jimenez

La subasta en Alemania por los bloques de frecuencias para la tecnología de acceso a internet 5G superó hoy, tras cuatro semanas de pujas, los 5.327 millones de euros, por encima del total que había previsto recaudar el Gobierno alemán.

PUBLICIDAD

Según indicaba a medio día de hoy la página web de la Agencia Federal de la Red (BNA), los cuatro operadores en liza (Telefónica Deutschland, Deutsche Telekom, Vodafone y Drillisch 1&1), han comprometido en las 204 rondas que se han realizado por el momento un total de 5.329.187.000 euros.

Esta cantidad es provisional y seguirá incrementándose dado que la subasta, que comenzó el pasado 19 de marzo, no tiene una fecha límite y se cerrará cuando no se produzca ninguna puja en una ronda.

La BNA estimó al iniciar este proceso que la operación podría durar unas tres semanas.

PUBLICIDAD

Telefónica es la empresa que por el momento ha presentado una oferta más elevada en 9 de los 41 bloques de frecuencias a subasta; Deutsche Telekom lidera la puja en 12 bloques, igual que Vodafone, y Drillisch 1&1 se sitúa en último lugar con 8.

Los ingresos de esta subasta, según explicó el Gobierno alemán, se destinarán a inversiones en infraestructura digital, especialmente en los colegios.

Se considera que la tecnología 5G, que permite un acceso mucho más rápido a internet, tendrá una gran importancia para el llamado internet de las cosas, con una velocidad de transmisión 100 veces más rápida que la actual 4G, también conocida como LTE.

El 5G será fundamental para la digitalización de la industria y para el desarrollo de aplicaciones relacionadas con el vehículo autónomo.

PUBLICIDAD

Las reglas de la subasta han sido muy discutidas pues obliga a las empresas, al margen de consideraciones económicas, a garantizar la cobertura en las autopistas, las carreteras nacionales y los principales trayectos de ferrocarril hasta 2024 y a proporcionar un internet rápido al 98 % de los hogares hasta 2022.

Además, las empresas estarán obligadas a negociar con otros operadores cuando quieran usar sus redes.