Telefónica confía en el aprobado para sus notas de riesgo

Telefónica confía en el aprobado para sus notas de riesgoEl presidente ejecutivo de Telefónica S.A, José María Álvarez Pallete.- EFE /Rodrigo Jimenez

Telefónica se ha marcado como objetivo mantener sus calificaciones crediticias en BBB/Baa2 (aprobado) durante el balance que ha hecho de su actividad financiera a inversores y analistas financieros en Londres, a los que también ha explicado el impacto de la nueva normativa contable NIIF 16.

PUBLICIDAD

En la presentación, que han llevado a cabo la directora de Finanzas y Control, Laura Abasolo; la de Políticas Contables, Marta Soto, y el director de Finanzas, Jesús Romero, la operadora señala que mantendrá un grado de inversión sólido, garantizará la solvencia y la liquidez, y optimizará los costes financieros, al mismo tiempo que gestiona los vencimientos de deuda, el ‘mix’ de fija y variable y el del tipo de cambio.

Telefónica ha destacado entre sus principales logros financieros que, desde junio de 2016, ha reducido su deuda financiera en 12.000 millones de euros, cifra que incluye las operaciones anunciadas en 2019, y la ha refinanciado en 32.000 millones de euros.

Asimismo, ha extendido los vencimientos de deuda, de 5,7 años en 2015 a aproximadamente diez años en marzo de 2019, y ha ajustado el perfil de deuda y ha incrementado el peso del tipo de interés fijo.

PUBLICIDAD

En 2015, el 48 % de los tipos de interés de la deuda de la compañía eran fijos, frente al 74 % que ya suponían en 2018.

Telefónica tiene también ahora una mayor deuda denominada en euros, que ha pasado de suponer un 67 % del total en 2015 a un 79 % en 2018.

En 2019 la compañía lanzó el primer bono verde del sector de las telecomunicaciones, destinado fundamentalmente al despliegue de la red de fibra, que es más eficiente que el cobre y que Telefónica espera seguir utilizándola entre los próximos 30-50 años.

La operadora ha emitido en 2019 deuda por importe de 4.400 millones de euros, con una liquidez que cubre los próximos 2,5 años.

PUBLICIDAD

En cuanto al efecto de la nueva norma contable IFRS 16, que impacta en los contratos de alquiler de las compañías y que entró en vigor el pasado 1 de enero, Telefónica espera un impacto inicial en la deuda de entre 7.400 y 8.100 millones de euros -un incremento de aproximadamente 0,2 veces en ratio deuda neta/resultado bruto de explotación (oibda)-.

La compañía ha indicado, asimismo, que facilitará en 2019 métricas comparables con 2018.

Telefónica ganó 3.331 millones de euros en 2018, un 6,4 % más que en 2017, pese a la caída de ingresos por el impacto de las divisas, principalmente el real brasileño y el peso argentino.

La deuda se situó al final de ese ejercicio en 41.785 millones de euros a cierre de ejercicio, el 5,5 % menos, e incluyendo eventos posteriores al cierre de 2018, como las desinversiones en Centroamérica y la venta de su compañía de seguros personales Antares al Grupo Catalana Occidente, la deuda neta se reduciría adicionalmente en aproximadamente 1.400 millones de euros.