Argentina pide a Metro de Madrid la certificación 24 coches por Amiantio

Argentina pide a Metro de Madrid la certificación 24 coches por AmiantioMetro Madrid./EFE

Metro de Madrid examina a petición de Argentina la documentación relativa a la venta de 24 coches al subterráneo de Buenos Aires en 2011, por si pudiese haber algún “fallo” con respecto a contenido de amianto, del que descarta la presencia en otros 73 coches del modelo 6000 vendidos en 2014.

PUBLICIDAD

Según fuentes de Metro, ante la petición del tren metropolitano de Buenos Aires se ha pedido una certificación al fabricante de los coches y se revisa también toda la documentación que existe en la compañía para ver si se incurrió en algún fallo o no y para estudiar los pasos que se siguieron en esa transacción.

Las fuentes de Metro han asegurado también que no hay constancia de ventas de este modelo de coche a otras ciudades o países.

El 22 de febrero pasado, la empresa pública Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) apartó de la circulación tres trenes de seis vagones cada uno adquiridos a Metro de Madrid en 2011 por la sospecha de que contengan amianto en sus componentes eléctricos.

PUBLICIDAD

Tras el reconocimiento de “enfermedad profesional” a un trabajador de Metro por un cáncer vinculado a la exposición de amianto, Metro ha admitido la posibilidad de que otro empleado pudiera resultar enfermo por el mismo motivo y la Seguridad Social estudia el caso de un tercer trabajador con cáncer de pulmón por si su mal pudiera tener nexo con la exposición a amianto en Metro.

Entre 2011 y 2012, Metro de Madrid vendió al Subterráneo de Buenos Aires 36 coches del modelo 5000 Serie Primera, fabricados por la empresa española Construcciones y Auxiliar de Ferocarriles (CAF) y en 2014 vendió otros 73 coches, en esta ocasión del modelo CAF 6000.

Las 24 primeras unidades fueron vendidas por 4,2 millones de euros, las doce de 2012 por 840.000 euros y las 73 de 2014 por 32,6 millones de euros (28 millones por los 73 coches y otros 4,6 millones en concepto de asistencia técnica).

Esta mañana, en el Parlamento regional madrileño, la consejera de Transportes, Rosalía Gonzalo, ha admitido que “hay que abrir una investigación” sobre la venta a Buenos Aires de los trenes con amianto, material cuya fabricación, comercialización y utilización está prohibida en España desde 2002 por sus efectos nocivos para salud.

PUBLICIDAD

La diputada de Podemos Mónica García ha reprochado que Metro de Madrid conociese desde 2003 la existencia de amianto “tanto en sus instalaciones como en sus piezas móviles” y vulneró “la prohibición de comercialización” vendiendo de manera “ilegal” los trenes a Argentina.

En Madrid, el 26 julio de 2011, el tren más antiguo de la red de Metro, del modelo 5.000 primera serie, realizó su último viaje, en la línea 9, entre las estaciones de Plaza Castilla a Mirasierra, tras 37 años de servicio -desde 1974- y 4 millones de kilómetros recorridos.

El 22 de febrero pasado, el portavoz de Ciudadanos (Cs) en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, pidió explicaciones al consejero delegado de Metro, Borja Carabante, sobre la presencia de amianto en trenes de las líneas 1, 6 y 9 del suburbano.

INTERECONOMIA.COM es un medio de comunicación digital del Grupo Intereconomia 2017 ®