Ryanair estudia cerrar bases en España

Ryanair estudia cerrar bases en EspañaEl CEO de Ryanair, Michael O'Leary.

Ryanair aminorará su crecimiento en España hasta un 3,5 % en 2019 -con 51,2 millones de pasajeros-, frente al 10,7 % en el pasado ejercicio, y estudia acometer ajustes en sus bases, sin descartar cierres de algunas de ellas, ha señalado este jueves su director general de Márketing, Kenny Jacobs.

PUBLICIDAD

El directivo ha explicado a los periodistas que la aerolínea prevé reducir su flota en algunas bases o incluso proceder a su cierre «en cualquier parte» de su red por razones comerciales y es posible que lo haga en Canarias, aunque ha puntualizado que la decisión no está aún tomada.

La compañía ha cerrado ya sus bases en Bremen (Alemania) y Eindhoven (Holanda) y ha reducido su flota estacionada en otras ciudades germanas como Fráncfort y Düsseldorf.

La aerolínea de bajo coste irlandesa, que cerrará su ejercicio fiscal 2018 en marzo con 49,5 millones de pasajeros transportados en España (un 10,7 % más), prevé crecer este año a un ritmo menor en nuestro país, mientras que, en el resto de Europa, espera un repunte del 8 % en el tráfico.

PUBLICIDAD

En 2019, la compañía reforzará su presencia en Francia, donde ha abierto nuevas bases en Toulouse, Marsella y Burdeos; los países del Este e Italia, además de aprovechar las posibilidades que se abren en Grecia y Turquía gracias a un fuerte crecimiento del sector turístico en ambos mercados.

En cuanto a la alianza que firmó Raynair hace casi dos años con Air Europa para alimentar sus vuelos de largo recorrido, Jacobs ha confirmado que ha quedado rota hace unos meses por razones comerciales.

El directivo ha reconocido que no había suficiente demanda y que, además, la firma irlandesa tenía otras prioridades a nivel digital que la integración de su sistema de reservas con el de la compañía española.

Ha matizado que no hubo desacuerdos, pero el volumen de billetes de Air Europa vendidos a través de su web no cumplió las expectativas y que fue inferior a la comercialización de sus otros productos como el alquiler de coches o las reservas hoteleras.

PUBLICIDAD

No obstante, ha agregado que la compañía no abandona la idea de llevar a cabo este tipo de alianzas, que, en su opinión, se generalizarán en los próximos cinco años.

Jacobs ha avanzado, asimismo, las novedades de Ryanair en el aeropuerto de Madrid para el próximo invierno 2019 que incluyen dos nuevas rutas: a Atenas (Grecia) y Kiev (Ucrania), con cuatro frecuencias semanales cada una.

También habrá un nuevo servicio de invierno diario a Milán Malpensa, así como frecuencias adicionales a Copenhague, Londres, Praga, Colonia, Oporto, Marraquech, Marsella y Santiago.

En Madrid, Ryanair operará un total de 45 rutas en el invierno de 2019 y prevé transportar a 6,85 millones de pasajeros.

Tras los acuerdos alcanzados con los sindicatos de pilotos y tripulantes de cabina en España, Jacobs augura una cierta estabilidad en la actividad de la compañía, en tanto que sigue preocupado por la falta de personal de control aéreo en Europa que genera retrasos y cancelaciones que han costado en 2018 a las aerolíneas en compensaciones un euro por pasajero transportado.

Entre otros riesgos que afronta este año el sector, el directivo ha destacado el precio del combustible y la salida del Reino Unido de la Unión Europea (brexit).

Jacobs ha indicado, asimismo, que la consolidación del sector de transporte aéreo continuará, debido a la desaparición de pequeñas compañías regionales al no poder hacer frente a la subida del precio del petróleo y la sobrecapacidad existente en el mercado que obliga a rebajar los precios.

A su juicio, de los 800 millones de asientos aéreos que se ofertan en Europa, se verá afectado un 10 %, capacidad que, no obstante, podrá ser absorbido por otras compañías grandes y fuertes.