Presión en los mercados por el interés del bono de EE UU

Presión en los mercados por el interés del bono de EE UU

El interés del bono de referencia en Estados Unidos, a diez años, alcanza máximos no vistos desde 2011, superando la temida cota del 3%. Los inversores se podrían decantar antes por la deuda fija que por la renta variable, provocando vaivenes en la Bolsa.

PUBLICIDAD

Los índices de referencia en Wall Street cerraron la jornada de este jueves con ligeros descenso, pero llevan así varias jornadas, con movimientos erráticos y muy pendientes de la rentabilidad del bono estadounidense a diez años, que ha llegado al 3,109%.

A este nueva variable se suman los disparados precios del crudo y la fortaleza del dólar frente al euro debido a los buenos datos macroeconómicos del país liderado por Donald Trump. De esta forma, la renta fija de EE UU vuelve a ser un aliciente para la inversión frente a la renta variable, aunque cae el precio del bono.

Ya en abril pasado el rendimiento del Tesoro a diez años había superado la barrera del 3% por primer vez desde 2014, y la presión ha continuado en las últimas jornadas hasta niveles que no se veían en siete años. Pero el aumento está ligado también a las expectativas sobre el número de incrementos en los tipos de interés de referencia que aplicará la Reserva Federal (Fed) el resto de año y el sentimiento de que serán más que los planeados inicialmente.

PUBLICIDAD

Los inversores se decantan por vender bonos estadounidenses debido a las tensiones inflacionistas

Al igual que en abril pasado, esos temores han provocado que los inversores estén vendiendo bonos del Tesoro en niveles mayores a los habituales. La Fed, en principio, ha planeado aplicar sólo dos subidas en lo que resta de 2018, pero los analistas vienen anticipando que las presiones inflacionarias que se están registrando derivarán en una subida adicional.

De acuerdo con el análisis diario de Merrill Lynch, el mercado está dividido en si serán dos o tres subidas adicionales: la primera opción la apoya el 42,3% de los analistas, y la segunda el 42,1%.

«Mientras mantenemos nuestra visión de dos subidas más este año, vemos que crece el riesgo de una tercera subida al final del año, ya que los datos están señalando nuevas señales de mayor crecimiento y una inflación constante», dice la firma financiera.

Las presiones en el mercado de deuda han estado ligadas también a la tensión comercial existente entre Estados Unidos y China, teniendo en cuenta que esta última nación es la que más deuda estadounidense tiene. Al cierre del año pasado, esa suma llegaba a 1,18 billones de dólares, según datos del Departamento del Tesoro.

PUBLICIDAD