Operación Calderón: menos pisos e inversión pendiente

Operación Calderón: menos pisos e inversión pendiente

01 julio, 2016
|
Actualizado: 01 julio, 2016 15:10
|
PUBLICIDAD

El plan para urbanizar los alrededores del estadio Vicente Calderón, una vez que el Atlético de Madrid se mude al nuevo campo de la Peineta, la conocida Operación Calderón, ha emprendido un nuevo camino con el que tanto el Ayuntamiento de la capital como el club rojiblanco aspiran a dejar atrás diez años de planes frustrados y parálisis en los tribunales.
Este nuevo proyecto se encuentra en un punto muy inicial, por tanto con la inversión pendiente, no se han concretado el número de viviendas que podrían construirse porque eso dependerá de cómo definan las áreas los promotores- pero podría aprobarse en el pleno del próximo octubre si el gobierno en minoría de Ahora Madrid logra el previsible apoyo del PSOE.
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (Ahora Madrid), y el presidente del Atlético, Enrique Cerezo, junto con la directiva de empresa cervecera Mahou Paloma Boceta, han presentado hoy en una rueda de prensa el acuerdo para llevar adelante un gran proyecto urbanístico en esa zona aledaña al parque del Madrid Río por la que pasa la vía de circunvalación M-30 y en la que desde 1966 está situado el estadio.
Un gran proyecto urbanístico que, no obstante, será más pequeño que el aprobado en 2014 por el equipo de Gobierno anterior -del PP-, anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). Si aquél proyectaba la urbanización de 175.000 metros cuadrados con torres de una media de 20 alturas, el  presentado plantea construir 147.000 metros cuadrados con edificios de una media de 8 plantas, e incluye más zonas verdes -de 56.000 metros cuadrados a 79.900– y más equipamientos y viviendas públicas. A cambio de esta pérdida de «edificabilidad», el Atlético de Madrid asume menos cargas en la operación.
En concreto, no paga ni un solo euro de la «integración» en el entorno de la M-30, ya que será el Ayuntamiento el que financie la cubierta de esta vía, que tendrá un coste de entre 50 y 60 millones de euros. «No debemos cargar los grandes costes que a nuestro juicio tienen que asumir las instituciones al ámbito privado a costa de subir el número de plantas en las edificaciones», ha justificado el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, también presente en la rueda de prensa.
Esta «cubrición» de la carretera es otra de las principales diferencias con respecto al plan anterior, que preveía soterrarla a su paso por el estadio. El equipo de Gobierno de Ahora Madrid ha descartado el soterramiento no sólo por el elevado coste de la infraestructura, sino porque también es partidario de buscar intervenciones menos agresivas para la ciudad.
Tras tantas idas y venidas y el consecuente esfuerzo «de tiempo y económico», el presidente del Atlético de Madrid ha mostrado hoy su alegría porque «teóricamente» no vaya a haber «problema ni traba» en el impulso de este plan urbanístico.
El club lleva «10 años con este proyecto» que «por fin» parece que ya es definitivo, según ha recordado Enrique Cerezo, quien en referencia a su deseada mudanza al conocido popularmente como estadio de la Peineta -también llamado Estadio Olímpico- ha dicho: «Espero que de una vez, y que sea muy pronto, tengamos todo preparado para que nosotros podamos disfrutar de nuestro nuevo estadio».
Por su parte, la directiva de Mahou se ha mostrado satisfecha de haber llegado a esta solución «positiva y razonable».
El portavoz adjunto del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, ha reprochado al equipo de Gobierno de Ahora Madrid que no vaya a soterrar la M-30 a su paso por el estadio Vicente Calderón con lo que, ha dicho, se quedará inacabado el «gran proyecto» para Madrid Río.
Íñigo Henríquez de Luna ha hecho estas consideraciones sobre el plan urbanístico que el Ayuntamiento y el Atlético de Madrid han pactado para la zona que ahora ocupa el estadio Vicente Calderón y la antigua fábrica de Mahou.
«Lo que nos parece más criticable es que se renuncie al soterramiento; lo lógico es que se continuara, los madrileños no van a entenderlo», ha dicho el concejal popular, quien ha deseado que el proyecto para el entorno de Madrid Río se complete con «los parámetros del plan anterior».
No obstante, Henríquez de Luna no ha cuestionado la reducción de la zona edificable ni de la alturas de los edificios y, cuando le han preguntado qué le parecía este aspecto en concreto, ha respondido que «el PP hizo un planteamiento en tiempos de crisis» en el que permitir más alturas suponía la obtención de ingresos para pagar infraestructuras.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD