Programas del domingo
El 82% de las pymes catalanas no ve un fin cercano a la crisis política

El 82% de las pymes catalanas no ve un fin cercano a la crisis política

10 noviembre, 2017
|
Actualizado: 10 noviembre, 2017 10:16
|
PUBLICIDAD

El golpe de Estado en Cataluña afecta de forma severa a la pymes catalanas. La caída del consumo durante el mes de octubre, con la celebración del referéndum ilegal, la huelga política del 3-O y la multitud de manifestaciones, ha sido la constante, y aún va camino de serlo en el futuro.

Asimismo, el 36,5% de los empresarios dedicados a la alimentación afirman que no hay bajada de facturación, mientras que sólo el 11% registró un aumento respecto al año pasado. Según las cifras, el 52,4% de las empresas encuestadas ha registrado una caída de ventas en las pequeñas y medianas empresas de alimentación. El 20,65% de estos empresarios apunta que vendió «mucho menos» o «bastante menos» que hace un año, mientras que el 31,75% apunta que la caída de ventas se ha percibido «algo» o «poco».

Así lo expone una encuesta de Pimec, que se da a conocer este viernes, a la que ha tenido acceso Intereconomía.com. El 82,5% de las empresas pertenecientes a esta patronal cree que la crisis va a seguir afectando a su negocio, que mueve al año 13.500 millones de euros.

Según los argumentos expuestos por los propios empresarios, el 51,1% de los que han sufrido una caída significativa en el negocio señala a la situación política como principal responsable, mientras que el 6,38% lo achaca a la caída del turismo, deriva también por la deriva separatista, con cruceros desviados a otros puntos de España y con avisos de varios países a sus conciudadanos sobre Barcelona. Solo el 10,6% cree que la caída de ventas se debe a la coyuntura económica, mientras que el 31,9% apunta que son otras causas los motivos de estos descensos.

La caída del comercio en Cataluña se empezó a vislumbrar en el mes de julio, cuando se registraban máximos históricos de llegadas de turistas. De hecho, en ese mismo mes despuntaban Baleares y Canarias, con fuertes alzas. La caída de ventas no es nueva, en abril se desplomaron un 2,9% en Cataluña, siendo la peor Comunidad Autónoma de España, pese a la Semana Santa. El comercio catalán creció un 2,5%, en junio esa tasa cayó ya hasta el 1,2%, situándose en julio en el 0%. Con ello, Cataluña se sitúa a lo largo de los últimos meses y de forma consecutiva en el furgón de cola.

El sector textil catalán, el que más ha acusado la caída de ventas

En cuanto a los diferentes sectores, el textil es el que más ha acusado una disminución en las ventas y en la facturación durante octubre, también, en parte, por la llegada tardía de las bajas temperaturas.

Por su parte, el sector de la restauración sí ha notado un cierto descenso en términos de facturación, como lo constatan un 65% de las respuestas; en cambio, un 90% considera que de cara a los próximos meses las ventas serán iguales o mejores.

Futuro incierto para la hostelería

Por el contrario, más de la mitad de los comerciantes preguntados del sector del turismo y la hostelería no han sufrido una gran reducción de ventas durante este mes, pero, por otro lado, pronostican un futuro incierto a corto plazo.

Gerona, la provincia con menor descenso

En términos de territorio, Gerona es la provincia que, proporcionalmente, ha experimentado un menor descenso en las ventas, ya que un 36% de los consultados no han notado ninguna disminución o incluso han vendido más. Por el contrario, Lleida es la zona que más ha sufrido en octubre, debido a que más de la mitad de los comerciantes consultados han tenido muchas o bastantes menos ventas.

Por todo ello, a pesar de que el conflicto político ha tenido una incidencia directa en el comercio en Catalunya, el sector lo entiende como un momento de transición que se puede resolver en los próximos meses, por lo que PIMEComerç pide a los representantes políticos que contribuyan a que el entendimiento y la estabilidad se abran paso y se normalice la situación económica y social del país. El presidente de PIMEComerç, Àlex Goñi, afirma que “aunque las manifestaciones de rechazo al grave momento político que vivimos son totalmente legítimas, se deben buscar fórmulas de posicionamiento que no afecten de forma grave y prolongada en el tiempo al comercio de proximidad”. El presidente de PIMEComerç añade que “si la economía de las pymes se debilita, muchas familias catalanas sufrirán. Por eso no compartimos algunas de las medidas propuestas, como no encender las luces de Navidad o convocar nuevas huelgas”.

Desplome de ventas del 30% en el comercio

Las ventas del pequeño y mediano comercio han caído en Cataluña en octubre hasta un 30%, según el secretario general de la Confederación Española del Comercio (CEC), José Guerrero, quien ha alertado de que el sector vivirá una profunda crisis si la situación de inestabilidad se prolonga.

«Como ya nos temíamos, la situación de inestabilidad política ha tenido un impacto muy importante en nuestra actividad», ha asegurado Guerrero en declaraciones a Efe, quien ha subrayado que en el caso del comercio textil la situación se ha visto agravada por las altas temperaturas que desincentivan la compra de prendas de abrigo. «Estoy seguro de que a las grandes superficies les está pasando lo mismo«, ha señalado Guerrero, que ha subrayado que, lamentablemente, no hay visos de que se vaya a recuperar la normalidad a corto plazo y ha advertido de que para que el consumo se recupere es fundamental que aumente la confianza del consumidor.

En toda España, el comercio habría vendido en octubre un 10 % menos, en este caso debido fundamentalmente a la climatología y en menor medida al recrudecimiento del desafío soberanista en Cataluña, con la celebración de un referéndum ilegal y la aprobación de la declaración unilateral de independencia, según la CEC.

Mal inicio en la temporada de invierno debido a las suaves temperaturas

Para hacer frente al mal inicio de la temporada de otoño invierno y dar salida al stock, son muchos los establecimientos que están aplicando importantes descuentos, según Guerrero, lo que, a su juicio, hará que se «desinfle» el «Black Friday» («viernes negro»).

«La sensación que tenemos tanto grandes cadenas como pequeños comercios es que, como mucho, se repetirán los niveles de ventas del año pasado. No habrá crecimiento» durante la campaña de rebajas del ya popular «viernes negro», ha explicado Guerrero.

De vuelta a Cataluña, aunque la crisis afectó de una manera más inmediata al turismo y la hostelería, hoy por hoy, el sector que se está viendo más castigado es el comercio, según el representante de la CEC, que considera que habrá que plantearse planes de apoyo a los sectores más dañados. En este sentido, ha subrayado que, dado que las elecciones autonómicas tendrán lugar el 21 de diciembre, la inestabilidad entrará de lleno en la campaña de Navidad, en la que los comerciantes se juegan una parte importante de las ventas de todo el año.

 

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD