PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Abascal recuerda que sea cual sea la sentencia del ‘Proceso’ será gracias a la acusación de Vox

Duplica el último aforo de Sánchez en Valladolid mientras recuerda la "historia criminal" del PSOE

El presidente de Vox, Santiago Abascal, aseguró hoy que la filtración de la posible sentencia por el denominado «Proceso» de Cataluña es un síntoma de la falta se seriedad de las instituciones y recordó que, sea cual sea el fallo, el juicio ha sido posible gracias a la acusación popular ejercida por esta formación y «las aportaciones voluntarias» de los militantes.

PUBLICIDAD

En este punto, el candidato a la Presidencia del Gobierno pidió la detención del responsable del Gobierno autonómico de Cataluña, Torra, para evitar que suceda una fuga como la del ex presidente Puigdemont, y que la Abogacía del Estado presente una querella por conspiración y rebelión.

Abasca, aseguró hoy en la plaza de toros de Arroyo de la Encomienda (Valladolid) que su partido apela a “la esperanza, la ilusión y lo mejor que une a todos los españoles” mientras “otros” basarán su campaña para las próximas elecciones generales, del 10 de noviembre, en “el miedo y el voto últil”. Así, aseguró que “el PP” pretende hacerles “boicot” en la España rural, apelando al “voto útil en las provincias más despobladas”.

“Yo no sé cómo se atreven, los que se han tragado absolutamente todos los mantras del consenso progre, que han demostrado que no se atreven a enfrentarse a las políticas de la izquierda.¿ Voto útil para qué? ¿Para subirnos los impuestos, para asumir la ley de memoria histórica, las políticas de género y las políticas migratorias de la izquierda? ¿Para defender el estado de las autonomías?”, censuró.

PUBLICIDAD

Abascal recordó que su formación solo logró un diputado en las pasadas elecciones en Castilla y León, por Valladolid. “Ni en Palencia, ni en Soria, ni en Burgos ni en Zamora logramos representación, pero ¿creéis que los habitantes de esas provincias no tuvieron ningún diputado de Vox representándoles? Tuvieron los 24 diputados que conseguimos representándoles, así que no os asusten con el voto útil, porque actuaremos y difundiremos nuestras ideas con contundencia”, sentenció.

Tras augurar que también conseguirán representación en las provincias donde solo se reparten tres escaños (“no sé si la tendrá Ciudadanos, que parece que está en caída libre”, deslizó), Abascal manifestó que su formación encara “muy bien” los próximos comicios: “Vamos muy bien, vamos a tener más votos, más escaños, más porcentaje y una voz más atronadora en el Congreso”, remachó.

Ante más de 1.500 personas (2.500 según la organización) que completaban la mitad del aforo de las graderías de la plaza de toros, junto a quienes escuchaban sus palabras a pie de pista, el máximo dirigente de Vox explicó que en las pasadas elecciones lograron “un gigantesco éxito” al alcanzar los 24 diputados, ya que lograron “tener voz en todas las instituciones, una voz fuerte”, que ha contado lo mismo en el Congreso que lo que decían en los mítines.

Buena parte del prolongado discurso de Abascal, que intervino ante los asistentes durante cerca de 50 minutos, estuvo centrado en atacar al Partido Socialista, al que considera “nocivo para España”, que a su juicio tiene una “historia criminal”, entre la cual aseguró que “su fundador amenazó a otros diputados de muerte en el parlamento, dieron golpes de estado a la propia república española, a través de Largo Caballero e Indalecio Prieto, hicieron pucherazo en las elecciones del 36, robaron todo el oro del Banco de España para dárselo a Moscú, pidieron la amnistía para los terroristas de ETA en los inicios de la democracia, promovieron un terrorismo de Estado que deslegitimó a las instituciones democráticas, instauraron años de corrupción con Felipe González y en la Junta de Andalucía, o han contado con los votos de los golpistas en Catañuña para hacer una moción de censura”. Frente a ello, explicó a los presentes que “Vox es un partido nuevo, que mira al futuro”, y aseguró que Cs y el PP “no tienen que pedir perdón por nada en la historia lejana”, mientras que el PSOE “es un partido casposo, viejísimo, que ha hecho perrerías a lo largo de la historia a dar lecciones”.

PUBLICIDAD

Aprovechando su ataque a los socialistas, Abascal señaló que en torno al “consenso progre” promovido por ellos se agrupan PP, Cs y Podemos, frente a lo cual “el auténtico voto últil, diferente, es Vox”. “El resto se han vuelto a meter en la melé centrista, que es la nada, la falta de convicciones y posiciones firmes, y ahora incluso Pedro Sánchez quiere hacerse pasar por moderado e ir al centro”, lamentó.

A su juicio, “todos los partidos son de alguna manera las muletas del PSOE y de las políticas progres”, mientras que Vox busca garantizar que “puede haber una mayoría que mande a la oposición al PSOE”. “O ellos, o nosotros. No es por establecer una división maniquea, es la verdad. O el consenso progre de los demás partidos o Vox, una alternativa nueva patriótica que mira muy por encima de las ideologías políticas”, resumió.

En sus ataques a PP y Cs, aseguró que “no creen en nada e intentan camuflarse en el paisaje, pero todos están de acuerdo, de forma beligerante, en mantener las prebendas de los partidos políticos”. “Estos no creen en nada más que en el mantenimiento de este sistema de partidos que está de espaldas a los españoles”, sentenció.

Tras atacar también a la activista medioambiental Greta Thunberg y calificar la emergencia climática como “una cortina de humo” (“yo no digo que no haya cambio climático, pero plantean las cosas en unos términos que dan ganas de meterse en un búnker”, bromeó), Abascal se preguntó qué hay de la “emergencia social o nacional”, cuestiones que a su juicio están siendo desatendidas por el resto de partidos.

“¿No hay un 14 por ciento de paro en España? ¿No vemos cómo viven las viudas con unas pensiones de miseria? ¿Qué sucede con los jóvenes que estudian y no encuentran empleo? ¿Con los autónomos que pagan el IVA antes de cobrar sus facturas? ¿Con la crisis migratoria que tiene unos costes brutales para la sociedad española? ¿Con los salarios de miseria que bloquean el acceso a la vivienda de los jóvenes? ¿Cómo están subiendo los alquileres? El sistema de pensiones está quebrado, hay crisis de natalidad… ¿No hay una emergencia social para abordar los problemas reales de los españoles?”, inquirió.

A su juicio, España vive además una “emergencia nacional”, ya que estamos a pocas horas de que se dicte sentencia en el caso del ‘procés’. El dirigente de Vox censuró que la sentencia se haya filtrado antes a los medios de comunicación de ser pública y lamentó la “falta de seriedad en las instituciones” por este hecho, y recalcó que el 1-O “en Cataluña no hubo un problema de orden público, sino un ataque al orden constitucional y a la existencia misma de España, un ataque limitando las libertades de muchos españoles en Cataluña, aun más de lo que se había hecho con la autonomía catalana”.

En su opinión, “las instituciones catalanas se encuentran en estado de rebeldía” y por ello el presidente de la Generalitat, Quim Torra, “debe ser inmediatamente detenido, esposado y puesto a disposición judicial, por conspiración para rebelión”. “No puede ocurrir de nuevo lo que pasó con Pugdemont, que hoy está en Bruselas para vergüenza nacional”.

Y en otro orden de cosas también se refirió a los últimos movimientos del Gobierno en funciones para “profanar una tumba y sacar a un muerto en mitad de una campaña electoral”, en alusión a los restos de Franco. Para Abascal, “es tremendo que la junta electoral central haya rechazado la petición de Vox para evitar que este acto se produjese en mitad de una campaña electoral”. “En menos de una hora rechazaron la petición y nos dijeron que recurriéramos al Supremo, que a su vez ha habilitado al Gobierno para una exhumación y le ha dicho a una familia que no pueden enterrar el muerto donde ellos quieren”.

Para Abascal, “hay indicios preocupantes de chavismo en las instituciones españolas”, puesto que “cuando el PSOE gobierna, el Supremo, la Audiencia Nacional y la Junta Electoral Central tienen un poco de miedo, porque el PSOE históricamente se atreve a atacar las instituciones democráticas”.

“¿Qué urgencia hay en sacar a un muerto que lleva 50 años en una tumba?”, cuestionó antes de pedir: “Hay que respetar a los muertos, no para levantar banderas del pasado”. En su opinión, para los socialistas solo hay una emergencia: “Aatizar el odio, el enfrentamiento y la movilización en las elecciones”, algo que provocará “el fin de la reconciliación entre españoles. “Quieren que los nietos se vuelvan a pelear por estas cuestiones. No puede haber algo más mezquino que lo que está haciendo Pedro Sánchez”, valoró.