PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

ACOR garantiza a sus socios 42 euros por tonelada de remolacha

Castilla y León produce el 65% de la planta en España

La Sociedad Cooperativa General Agropecuaria Acor garantizó hoy en Valladolid una retribución de 42 euros por tonelada de remolacha hasta 2027 con el objetivo de dar estabilidad al mantenimiento del cultivo en Castilla y León, que produce más del 65 por ciento de la remolacha nacional. Un anuncio que llega tras la firma de un acuerdo con las organizaciones profesionales agrarias (Opas) de Castilla y León como Asaja, Upa-Coag y la UCCL que exigieron a la otra gran empresa, Azucarera, que tome nota del “ejemplo” y firme un acuerdo similar al suscrito con Acor. Las Opas también reclamaron un esfuerzo a las administraciones, tanto la Junta como el Ministerio, para mantener las ayudas en el periodo transitorio y que la Política Agraria Comunitaria (PAC) tenga en cuenta el cultivo de la remolacha.

PUBLICIDAD

El compromiso “fehaciente” por el cultivo remolachero, adquirido por Acor ante las organizaciones agrarias, permite extender hasta las campaña 2026/2027 la garantía de un precio mínimo por la remolacha entregada por sus socios contratantes, que permita mantener un nivel de ingresos similares a los actuales. Un precio mínimo por tonelada de remolacha contratada que, sumado a las posibles ayudas fijadas por las administraciones, ascienda a 42 euros por tonelada.

La declaración firmada en la sede social de Acor en Valladolid recoge que ante un incremento de las ayudas sobre los niveles actuales o la evolución favorables del precio del azúcar en el entorno comunitario y, por tanto nacional, la cooperativa precisa que esos ingresos mínimos “se ajustarán en función a esas mejoras, siempre y cuando, Acor presente balance positivo”.

El presidente de Acor, Justino Medrano, valoró la firma de un acuerdo que da “imagen de unidad” entre la cooperativa y las organizaciones agrarias, de cara a atender un cultivo importante en Castilla y León, al ser “muy social”, que da muchos puestos de trabajo directos e indirectos. Citó los empleados de las fábricas azucareras y el personal de soporte en oficinas pero también los “otros actores” en la cadena de producción como los transportistas, los ganaderos, los clientes de la industria alimentaria y no alimentaria, los productores de semillas e insumos agrarios y las empresas de montaje y mantenimiento, entre otros. Asimismo, abogó por transmitir “ilusión” al agricultor, para que se anime a sembrar remolacha.  “El agricultor que quiera hacer una inversión como la instalación de placas solares para el riego debe saber que la puede amortizar en unos años”, precisó.

PUBLICIDAD

Por otro lado, el presidente de Acor se refirió a que el cultivo de la remolacha en rotación resulta “estratégico” e “imprescindible” en los regadíos de Castilla y León, además de contribuir a un mejor aprovechamiento de los nutrientes del suelo, combatir el cambio climático y contribuir a la sostenibilidad agroambiental debido a la captura neta de dióxido de carbono, por las características agronómicas del cultivo. En definitiva, apuntó que es un cultivo que se enmarca con los objetivos y prioridades de la nueva PAC y del Pacto Verde Europeo, al crear y mantener el tejido social y económico en zonas rurales, además de promover el empleo y la actividad económica local.

Las Opas agradecieron la “valentía” de Acor por apostar por el cultivo de la remolacha en unos momentos cruciales para el  campo que reclama unos precios justos y exigieron a Azucarera tomar nota del “ejemplo” de la cooperativa para firmar un acuerdo de similares características para garantizar el futuro del sector. No en vano, recordaron que los 42 euros por tonelada no es “nada del otro mundo”, puesto que es el precio  fijado hace seis años, pero al menos permite cubrir los costes de producción y que el agricultor pueda “sobrevivir”.  Ahora, Acor prorroga ese precio hasta 2027.

El presidente de Asaja Castilla y León, Donaciano Dujo, aseguró que el acuerdo de Acor da “estabilidad” y “seguridad” al cultivo de la remolacha en los próximos años. “El campo no atraviesa la mejor situación. Por eso, cuando las cosas están muy mal, dar seguridad es la decisión más acertada y precisa”, significó. Además, se preguntó por qué Azucarera, que supone el 33 por ciento restante del cultivo en la Comunidad, no realizar un compromiso igual.

Dujo aprovechó la firma de la declaración para recordar que Castilla y León es la comunidad  de España que más remolacha produce, al concentrar 3.000 de los 6.000 agricultores que siembran la planta. También quiso destacar las bonanzas del azúcar, del que dijo es una sustancia energética necesario para el desarrollo de la actividad humana. “No permitiremos que se criminalice”, sentenció.

PUBLICIDAD

El líder autonómico de Asaja se refirió al compromiso de la Junta y las Opas para alcanzar las 30.000 hectáreas de remolacha en Castilla y León, gracias a las ayudas del Programa de Desarrollo Rural (PDR). Precisó que en la campaña de 2018, Azucarera contaba con 14.000 hectáreas y Acor, 10.000. Tras la decisión unilateral adoptada por la filial de British Sugar para “cargarse el acuerdo”, la ecuación se invirtió y ahora Acor suma 14.000 frente a las 7.000 de Azucarera.

El coordinador regional de la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL), Jesús Manuel González Palacín, valoró el anuncio de Acor y confesó que ya le gustaría tener un horizonte de siete años con precios fijos y estables en otros cultivos. “Es el problema al que se enfrenta el agricultor”, subrayó.

González Palacín incidió en la idea de que la remolacha es un cultivo fundamental para el campo y supone el “rey” de los regadíos, al girar en torno a él muchos servicios. “En Castilla y León, no hay muchas más alternativas a la remolacha”, expuso. Por último, reclamó a la Consejería de Agricultura que apuesta por un sector y convoque la Mesa del Azúcar, con la presencia de la administración y las Opas, además de Acor y Azucarera.

El secretario autonómico de UPA, Aurelio González, reiteró que el acuerdo con Acor consigue “dar garantía y estabilidad” al sector. “Es la base para dar ejemplo y un empujón para que Azucarera se sume para garantizar estos precios por la remolacha”, expresó. No en vano, calificó de “intolerable” que la filial de British Sugar se “salte a la torera” los acuerdos.

González apuntó que las cuentas no le salen ahora a Azucarera por su “irresponsabilidad”. Puso el ejemplo de la fábrica de Toro (Zamora) que debía molturar un millón de toneladas de remolacha y se ha quedado en 300.000 toneladas. “O Azucarera retoma la senda del acuerdo o bien exigiremos a la administración que apuesta por las empresas que defienden al agricultor, porque no es posible que solo le interés el refinamiento”, expuso. Incluso, habló de la posibilidad de que ponga a la venta sus fábricas.

En este sentido, Justino Medrano apuntó que, ahora, no es el “momento” de hablar de estas cuestiones. En todo caso, recordó el interés de Acor por la provincia de León, al contar con el regadío más barato. “La remolacha tiene mucho hueco en la provincia leonesa, más allá del maíz”, declaró. 

Por su parte coordinador autonómico de Coag, Lorenzo Rivera, manifestó la importancia de que la remolacha tenga un “horizonte y un futuro despejado” tras la garantía de Acor. Culpó a la Unión Europea de la pérdida de empleo en el sector y la reducción “drástica” de la superficie cultivada de remolacha tras su decisión de “desmantelar” el sistema de protección.