La agencia DBRS, preocupada por la penalización sobre la deuda lusa

La agencia DBRS, preocupada por la penalización sobre la deuda lusa

12 febrero, 2016
|
Actualizado: 12 febrero, 2016 0:00
|

Lisboa, 12 feb.- La agencia canadiense Dominion Bond Rating Service (DBRS), la única entre las grandes que evalúa positivamente las finanzas de Portugal, avisó hoy de que el aumento en la penalización sobre la deuda portuguesa es «una preocupación».

«La reciente subida en las tasas de interés de la deuda supone una preocupación, debido el alto peso de la refinanciación de la deuda. Si la volatilidad persiste, nuestra atención se fijará en cómo sería posible políticamente poner en marcha un ajuste fiscal», dijo hoy el responsable de la notación en las deudas públicas de los países, Fergus McCormick, en una comunicación.

La cotización de la deuda portuguesa a diez años en el mercado secundario, que sirve de guía para medir la fiabilidad financiera de un país, llegó a tocar el jueves el 4,5 %, la tasa más alta desde 2013.

Sin embargo, la cotización de las obligaciones portuguesas bajaron hoy hasta el 3,6 %, un día después de que el Eurogrupo diese luz verde, con reservas, al polémico Presupuesto de 2016, que retira algunas medidas de austeridad de los últimos años.

DBRS, la cuarta mayor calificadora, mantiene la nota de la deuda soberana de Portugal en «BBB (bajo)» con perspectiva «estable», un peldaño por encima de la nota que considera las finanzas de un país poco fiables.

«Creemos que es adecuada la tendencia de estabilidad dada a la nota de Portugal», agregó McCormick.

Sin embargo, las tres principales agencias de calificación -Standard & Poor’s (S&P), Moody’s y Fitch- mantienen todavía a Portugal en el nivel de poca fiabilidad o «bono basura».

Se considera crucial para el país tener la nota positiva de DBRS, pues así puede ser receptor del programa de compra de deuda del Banco Central Europeo (BCE).

Con una eventual nota negativa de las cuatro calificadoras, la capacidad financiera de Portugal se vería mermada, como le sucede a Grecia.

DBRS también alertó de que la elevada deuda pública portuguesa es un problema (128,7 % del PIB en 2015, el tercero mayor del área del euro) por dejar al país «más expuesto» a choques en los mercados internacionales.

También alertó de las posibles discrepancias para pactar algunas medidas adicionales de ahorro entre el gobernante Partido Socialista (PS) y sus socios parlamentarios de la izquierda radical del Bloque de Izquierda (aliado a Podemos en la UE) y el Partido Comunista Portugués (PCP).

El proyecto de Presupuesto de 2016, que será debatido y votado el 22 y 23 de febrero, ha sido criticado por la oposición centro-derechista y visto con cierta desconfianza por la Comisión Europea (CE), que, como el Eurogrupo, le dio luz verde con reservas.

El polémico documento contiene varias medidas que suavizan la austeridad de los años del rescate financiero (2011-2014), entre ellas la devolución de los recortes salariales a los funcionarios públicos, la subida modesta de las pensiones más bajas y la eliminación de un impuesto extraordinario en el 90 % de las nóminas.

Para compensar los gastos, el Gobierno del primer ministro, António Costa, quiere subir los impuestos en la compra de coches, los combustibles, el tabaco y en el sector bancario y ha decidido restringir la contratación de funcionarios públicos. EFE

.
Noticias Relacionadas: