Agricultura ‘riega’ con 19 millones el Plan de Eficiencia Energética 2023

Agricultura ‘riega’ con 19 millones el Plan de Eficiencia Energética 2023

Carnero anuncia la llegada de alternativas renovables a casi 22.000 hectáreas
02 octubre, 2020
|
Actualizado: 02 octubre, 2020 17:24
|
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La Junta de Castilla y León ratificó hoy su apuesta por una agricultura de regadío “más competitiva y sostenible” a través de la optimización del consumo de energía, con la utilización de nuevas tecnologías y prácticas orientadas a la sostenibilidad medioambiental, entre ellas, el uso de energías alternativas, según contempla el Programa de Eficiencia Energética en los Regadíos, que contará con un presupuesto de 19 millones de euros y que se extenderá hasta 2023.

“Es un programa acorde con los tiempos que estamos viviendo, en los que se impone la sostenibilidad medioambiental, y que pretende prácticas en el sector agrario que apuesten por esa sostenibilidad, incluida la económica, que pueda producir correspondientes ahorros en nuestros regadíos”, afirmó el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero.

“Una prioridad de la Consejería, como pilar estratégico del desarrollo rural, son todas las actuaciones ligadas al agua como recurso. El pasado 18 de febrero, pusimos en Sahagún (León), el Programa de Impulso de Infraestructuras Agrarias de Interés General. Pretendemos dar un enfoque distinto a todo el ciclo del agua que tenga carácter integral, precisamente, en aras de la competitividad agraria”, precisó.

Jesús Julio Carnero, quien hizo estas declaraciones en Coreses (Zamora), adonde acudió para presentar el Programa de Eficiencia Energética en los Regadíos, aludió al “compromiso adquirido para esta legislatura” de elaborar y poner en marcha un programa de eficiencia energética en regadíos, en consonancia con las prescripciones procedentes del ámbito europeo.

“Pretendemos fomentar la introducción de energías alternativas que reduzcan la dependencia energética y los costes actuales”, anotó. “La superficie regada en Castilla y León crece un 18 por ciento en la última década y el precio de la energía supone incrementos sucesivos e importantes, lo que hace que tengamos que actuar para que se reduzcan en al factura eléctrica mediante el uso de energías alternativas y la propia reducción del consumo”, señaló.

Las energías alternativas renovables supondrán la intervención en cerca de 22.000 hectáreas de riego, con una producción anual de energía estimada de 21.300 megavatios/hora, equivalente al consumo eléctrico de unas 6.000 viviendas al año”, según precisó el consejero. “Todo ello, supone una reducción de gases de efecto invernadero de 8.255 toneladas al año, el equivalente a las emisiones anuales de unos 8.000 vehículos”, apuntó.

Las actuaciones se realizarán en las comunidades de Regantes del Canal de la Maya (Salamanca), Pisuerga, Soto del Cerrato y Becerril del Carpio (Palencia), Toro-Zamora (Zamora), y Tordesillas, Castronuño y Valoria la Buena (Valladolid).

El Programa se estructura en cuatro líneas, concretamente, la Línea A ‘Energías alternativas, principalmente, renovables’, se dirigirá a los regadíos colectivos con comunidades de regantes, para que “su competitividad se independice de los precios de la energía eléctrica”, y se desarrollará mediante convenios entre la comunidades de reganes y el ITACyL, que será el que ejecute las obras, con financiación compartida a partes iguales.

La Línea B, ‘Aplicación de nuevas técnicas y sistemas de riego’, pondrá en marcha varios ensayos en riego por baja presión en cultivos “representativos de Castilla y León”,  como remolacha azucarera, patata y maíz, para “analizar la repercusión sobre el rendimiento y calidad de la cosecha con dos niveles de presión de riego”

La Línea C, ‘Riegos con presión natural’, persigue el “diseño óptimo de instalaciones” en las que se pueda utilizar al máximo la topografía del terreno y llevar el agua a la cota necesaria para asegurar la presión de consigna en la red con el nulo o mínimo aporte de energía eléctrica externa, lo que supondrá un ahorro medio de un doce por ciento sobre los costes totales del cultivo.

Por último, en la Línea D, ‘Tecnologías al servicio del regante’, “entra en juego una de las principales áreas que el ITACyL seguirá desarrollando para mejorar la eficiencia energética” de las explotaciones de regadío, como las líneas de trabajo de posicionamiento por satélite, la agricultura de precisión, los sistemas de información geográfica, la teledetección, los servicios de asesoramiento al regante y la ciencia del suelo.

.
En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD