Argentina difunde inflación y busca reconstruir credibilidad de estadísticas

Argentina difunde inflación y busca reconstruir credibilidad de estadísticas

16 junio, 2016
|
Actualizado: 16 junio, 2016 6:40
|
PUBLICIDAD

Aldana Vales

Buenos Aires, 15 jun.- La difusión del Índice de Precios al Consumidor (IPC), que arrojó una inflación del 4,2 % mensual para mayo pasado en la zona metropolitana de Buenos Aires, marcó hoy el inicio de la búsqueda por reconstruir la credibilidad de las estadísticas oficiales, muy cuestionadas durante el kirchnerismo.

«Estamos dejando atrás de manera clara y definitiva un período de adulteración de las estadísticas públicas, que es lo mismo que el cercenamiento de la vida democrática y el derecho a la información pública», remarcó hoy el titular del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), Jorge Todesca.

El Indec volvió hoy a publicar el IPC, cuya difusión había quedado suspendida en diciembre pasado tras la llegada de Mauricio Macri a la Presidencia argentina, cuando las nuevas autoridades del organismo, encabezadas por Todesca, comenzaron una reorganización de las mediciones.

Aunque la difusión de algunos datos oficiales fue retomada en marzo pasado, la reanudación del IPC es la que ha causado mayores expectativas en Argentina, pues fue la cifra más cuestionada durante los gobiernos kirchneristas, en los que la inflación se convirtió en uno de los principales problemas económicos del país suramericano.

El incremento del 4,2 % durante mayo se explica, según dio a conocer hoy el Indec, por una subida en el precio de los cigarrillos, los combustibles y las tarifas de transporte público, telefonía fija y agua potable.

Sin embargo, la cifra no refleja la mayor parte de los aumentos en los servicios públicos, pues los incrementos en las tarifas de distribución de electricidad y de gas impactaron de lleno en febrero y en abril pasado, un período que no fue registrado por la nueva conducción del Indec.

Mientras las mediciones eran reorganizadas, el Gobierno argentino propuso dos indicadores provisionales: el IPC que difunde la Dirección de Estadística de la ciudad de Buenos Aires y la cifra elaborada en la provincia de San Luis (centro-oeste).

Las mediciones de Buenos Aires, también difundidas hoy, arrojaron una inflación mensual para mayo del 5 % y una acumulada en los primeros cinco meses de 2016 del 25,2 %, la misma cifra que el Gobierno de Macri estimaba para todo el año.

Rubén Franco, un paraguayo que vive hace 12 años en Argentina, dijo hoy a Efe en un mercado de la ciudad de Buenos Aires que desde el año pasado los precios «subieron muchísimo» y que la gente compra en «ferias especializadas» para ahorrar.

«La carne es un artículo que antes estaba por lo menos tres veces en la mesa y ahora está una o dos, la gente va alternando», ejemplificó.

Los datos de la capital argentina también mostraron que hubo una desaceleración en mayo pasado respecto de abril último, cuando la inflación en el territorio porteño fue del 6,5 %.

La desaceleración va en línea con las estimaciones del Gobierno, que asegura que la inflación bajará en los próximos meses, hasta alcanzar un 5 % anual en 2019.

«Los precios siguen igual, se mantienen, no hay tanta diferencia del mes pasado a este mes. Sí en las verduras, pero la carne se mantiene», dijo a Efe la argentina Azucena Díaz.

Los datos del Indec difundidos hoy le dan la razón: entre abril y mayo, los precios de las verduras, que tienen un comportamiento estacional, treparon un 20 %.

La publicación de hoy, consideró Todesca, marca «el principio de un camino, en el que todavía hay mucho para hacer en materia de revisión de las metodologías».

En ese sentido, el Indec se propone realizar el próximo año una encuesta para tener «una nueva y actualizada estructura» de los gastos en los hogares que permita hacer una medición más fiel, pues las cifras actuales se basan en datos de 2004.

Mientras planifica un índice con datos nacionales, el ente continuará con las mediciones en la capital argentina y en 24 municipios del cinturón urbano de la provincia de Buenos Aires.

Además, la nueva gestión apunta a reconstruir las «relaciones internacionales» con organismos como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que había sancionado a Argentina por la mala calidad de las estadísticas.

«Dejamos atrás un período de nueve años donde se destruyó la confianza», sentenció Todesca. EFE

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD